Hombre, yo, aún, con Jazztel, no he tenido demasiados problemas, ya saben ustedes que lo mío ha sido con Wanadoo. Pero les recomiendo que lean esto. Además de aprender bastante sobre cómo torear a los mal llamados servicios de atención al cliente, que deberían llamarse servicios de regodeo de las víctimas, se lo pasarán en grande, porque el teleoperador éste escribe muy gracioso, oigan.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →