Esta tarde viene a mi casa, que es la de ustedes, un técnico de Telefónica para instalarme una nueva línea -la batalla con Jazztel está perdida-. Tengo previsto recibirle con un larguísimo beso de tornillo, así que ruego a ustedes que recen para que Telefónica de España S.A. haya realizado una exitosa política de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en lo que se refiere al acceso a puestos de trabajo tradicionalmente reservados a los hombres, como es el caso de técnico de telefonía, por citar un ejemplo. Una adecuada política de discriminación positiva tampoco habría estado mal.

Venga... meta ruido por ahí