La labor que está haciendo un grupo de militantes de Izquierda Unida, en su mayor parte jóvenes, no demasiado implicados en el “aparato”, y pertenecientes a varias de las sensibilidades ideológicas que convergen en la formación es encomiable. Con un inexistente apoyo de la organización, que seguro que les mira con cierta desconfianza, están haciendo un esfuerzo realmente interesante por sacar el debate interno del ámbito de la estructura y el aparato, para llevarlo, de nuevo, a dónde siempre tenía que haber estado: el de las ideas. Acaban de publicar una interesantísima entrevista con Francisco Fernández Buey, Catedrático de Universidad en el departamento de Humanidades y Ciencias Sociales en la Universidad Pompeu Fabra, que, entre otras cosas, asegura que hay dos requisitos para que IU salga de su crisis permanente: el primero es “terminar con la pasión autodestructiva desde hace años. Y el segundo es escuchar en serio lo que están diciendo los más jóvenes, dar la palabra a las personas más activas en los movimientos sociales críticos y alternativos.

Lean, y si tienen algo que decir, díganlo allí.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →