efindex2.png

¡¿Está perdiendo la izquierda la batalla de internet?. ¿Podrá la izquierda construir en Internet lo que no ha podido construir en papel, es decir, un medio de comunicación profesionalizado y no militante? ¿Ha cambiado internet de alguna manera la forma de hacer política? ¿El fenómeno de las bitácoras -que veremos en qué queda cuando se pase esta moda- va a influir de alguna manera en la forma en que los militantes de los partidos se relacionan entre sí, en la forma en que los políticos se relacionan con sus representados, en la manera en que se hacen las campañas políticas?. Estos y otros temas se van discutir los días 16, 17 y 18 de junio en Cáceres, en el marco de E-findex, las jornadas sobre la blogosfera organizadas por la asociación Las Ideas.

Desde mi punto de vista, la izquierda debe aprovechar el auge de la blogosfera para construir un nuevo espacio de debate y, sobre todo, de participación política; la izquierda debe convertir la blogosfera en un nuevo foro de creación de opinión. El blog es por definición una herramienta ciudadana, no una herramienta de partido. Los partidos políticos no van a aceptar nunca las bitácoras con agrado, porque desde los blogs, incluso desde los que pertenecen a los militantes, se cuestionan las políticas y los comportamientos de los partidos, se les enmienda la plana, se les llama la atención. Los partidos pueden aceptar las bitácoras como herramientas de marketing político, pero las desecharán en cuanto dejen de controlarlas o cuando pasen las elecciones.

Pero la blogosfera permanece, con ellos o sin ellos. Los militantes y simpatizantes de los partidos pueden -podemos, de hecho lo hacemos con nuestro trabajo diario- crear redes de relación entre nosotros, sindicar nuestras aportaciones y, algún día quizás, influir en las tomas de decisiones. Y ello supondrá una profundización en la democratización de los partidos y una merma en el poder onmímodo que tienen hoy los aparatos, las burocracias partidarias. Porque mientras sentarse en la directiva de un partido sin un entramado de poder detrás es prácticamente imposible, mantener una bitácora y trasladar tus opiniones a otras personas, a muchas otras personas, es gratis y relativamente sencillo. La blogosfera puede contribuir a una participación más directa de los ciudadanos en la política, puede devolver a los ciudadanos la capacidad de crear opinión y, sobre todo, de difundirla, capacidades ambas parcialmente secuestradas por los aparatos de los partidos.

E-findex va a ser una oportunidad para hablar de todos estos temas. Se han realizado o se van a realizar otros encuentros sobre bitácoras, pero E-findex es el primero que tiene realmente interés por tres razones: en primer lugar, porque no están los santones. No nos hacen falta los gurús que no expliquen lo que estamos haciendo, ni que nos den paternales consejos desde fuera. Ya nos lo sabemos explicar nosotros solitos. En segundo lugar, porque va a tratar directamente dos temas que nos interesan especialmente: cómo influye la blogosfera en la política y cómo influye en el periodismo. Y para finalizar porque va a ser el marco en el que nos vamos a encontrar los integrantes de las grandes redes de bitácoras que conforman la ciber-izquierda. Si conseguimos no enzarzarnos en el significado subliminal del color de la aceituna del martini, sin duda será un encuentro fructífero.

Y luego, que seguro que vamos a comer de puta madre.

Así que nos vemos en Cáceres.

Tagged with →