Goyo Tovar, en un momento de su intervención

Acabo de volver de Cáceres, donde he participado en e-findex, las jornadas sobre la blogosfera que han reunido a cerca de doscientas personas que editan o mantienen bitácoras, procedentes de toda la geografía española. Sin duda alguna, la mejor de las mesas redondas a la que he asistido ha sido el encuentro sobre la blogosfera extremeña. Un encuentro inesperado, instructivo y, sobre todo, muy, muy divertido.

Y es que a veces, los de Madrid parecemos de Madrid. Nos creemos el centro del mundo y si nos sentimos generosos, prestamos un poco de atención a los de Barcelona, a los de Sevilla, a los de Bilbao y a los de La Coruña. Pero poco más. Pues con esa actitud mentecata, entré el sábado por la tarde en el salón del Centro Cultural El Brocense, de Cáceres. Pensaba que el encuentro de bloggers extremeños iba a ser un preludio suave y ligero para el encuentro de redes progresistas. Me equivoqué como un campeón. De hecho, el acto se prolongó tanto y cautivó tanto a los asistentes que no pudo celebrarse el encuentro posterior.

Con tono solemne, Goyo Tovar, uno de mis descubrimientos este fin de semana, abrió el acto, prometió que nos íbamos a divertir y cumplió con creces, no sin antes revelar con mucha seriedad, que es como se revelan estas cosas tan importantes e inesperadas, que el blog se inventó hace ya algunas décadas en la churrería de un pueblecito de Extremadura a la que acudía todas las mañanas a desayunar. “Yo no quería que se perdieran las charlas, las tertulias y la experiencia que que allí se iba acumulando, así que le pedí al dueño que comprara un libro de actas, en el que empecé a escribir anotaciones sobre todas estas cosas, y la gente escribía sus comentarios a mis anotaciones“, recuerda. “Cuando yo me marche, el libro quedó allí, y creo que aún sigue activo“, concluye. Esta es ya una razón suficiente para que el primer encuentro de bloggers progresistas celebrado en España tenga lugar en Extremadura.

Diego Agúndez realizó una interesantísima reflexión sobre la posición que ha conquistado Extremadura a lo largo de estos años en el fomento de las nuevas tecnologías: “Algo se mueve en Extremadura“, aseguró, y recordó que esta región, la más pobre de España, “ha perdido varios trenes a lo largo de la historia, pero hay uno, muy importante que no sólo no va a perder, sino que está pilotando: el de las nuevas tecnologías“. En efecto, Extremadura es pionera en lo que se refiere a alfabetización digital y a implantación y uso social de software libre, y el resto de las comunidades autónomas la siguen con varios meses -si no años-de retraso. Los extremeños han hecho y están haciendo esta importantísima inversión de futuro porque se han dado cuenta de que las nuevas tecnologías cambian la relación centro periferia, según Agúndez. “Extremadura ya no es la periferia“. Cerró su intervención con una interesante panorámica de la blogosfera extremeña que, por cierto, tiene un gestor de contenidos propio.

Y no quiero cerrar esta breve crónica sobre el encuentro de bloggers extremeños sin hacer referencia a Chema Núñez otro de mis descubrimientos de este fin de semana. Autor de Nada es inocuo, Chema realizó una interesantísima reflexión desde el punto de vista de un recién llegado a los blogs (¿quién no lo es?) que me pareció especialmente interesante: el blog es una manifestación de nosotros mismos, por lo tanto hay que mantenerlo con prudencia y con honestidad. Militante de “un partido político y de varias ONGs”, Chema mantiene una línea propia que a veces le ha causado quebraderos de cabeza con unos o con otros.

Chema y Goyo, (tranquilo, Goyo, me acuerdo del burro del tío Jarillo) dos tipos interesantes a los que sin duda hay que seguir.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →