Mi amigo Nacho insiste en comerse unos bocadillazos de bacon con queso que un día le van a dar un disgusto. Insiste en eso, y en que cambie de dominio. “Es que eso del apellido, es muy largo“, me dice en los ratos que le dejan libre la preocupación congénita que tiene por el cancer, y sus jefes, que son legión. Así que he decidido hacerle caso al hombre, que no gana para disgustos, y he cambiado de dominio. A partir de este intenso y vibrante momento, A Sueldo de Moscú, su blog de referencia, el lugar al que cada noche acuden los trolls y usted en busca de la verdad, será accesible a través del dominio http://www.asueldodemoscu.net . Que lo sepan. Y tomen nota todos aquellos que me tienen enlazado desde sus páginas, así recuperaré en el menor plazo posible mi amado pagerank.

Venga... meta ruido por ahí