Mientras las víctimas de la llamada España nacional fueron motivo de exaltación, al tiempo que las iglesias acogían lápidas con los “caídos por Dios y por España”, los ejecutados que pertenecían al bando republicano cayeron en el más absoluto de los olvidos. Ese panorama no solo permaneció durante todo el régimen franquista, sino que continuó incluso en la etapa de la transición a la democracia. ¿Había que hacer tabla rasa del pasado?. Aún hay en nuestros días, por sorprendente que parezca, personas que opinan que interesarse por las víctimas de la Guerra Civil es un motivo de resentimiento. Mi punto de vista, por el contrario, se sitúa en la línea de que es de todo punto imprescindible conocer a fondo lo que sucedió en el pasado.

Julio Valdeón, ¿Olvidar la Guerra Civil?, 25-5-2004. No he logrado encontrar el artículo completo. La cita procede de Fuerte de San Cristóbal, 1938. La gran fuga de las cárceles franquistas, de Felix Sierra e Iñaki Alforja, editorial Pamiela, Pamplona 2005.

Tagged with →