Si yo sé que es una pena, pero qué quieren que les diga, los frikis nos juntamos entre nosotros. Aquí les dejo, para que lo vean, un corto muy gracioso que ha hecho un amigo mío, José Luis. José Luis tiene unos ingentes conocimientos de concina y profesa un amor sin límites hacia los Estados Unidos. Además, tiene un pastor alemán que se llama Kal-El. Y es andaluz, de Córdoba. Lo mismo es por eso.

Tagged with →