Ha sido Amedo el que ha relatado reuniones con Álvarez Cascos y Ramírez en el despacho de éste último en las que se le prometió indulto si el PP ganaba las elecciones. De las visitas de ambos -al menos, por separado- podría dar fe la mitad de la redacción de El Mundo. Cascos, que confiaba ciegamente en ese ser deontológicamente puro que es Pedro José, llegó un día para confiarle que estaba enamorado y pedirle que fuera discreto. Un minuto después de irse, Ramírez se acercaba entre risas a la sección de Nacional: “Ha venido Cascos para decirme que deja a su mujer. Este tío es tonto”.

Lean ustedes completo este interesante y jugoso artículo de Juan Carlos Escudier, que conoce bien a pedrojota. Encontrado gracias a escolar.net

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →