Señores amigos míos de toda mi consideración: En moscú, como es tradición escuchamos al pueblo. Por eso, hemos decidido, con gran dolor de nuestro corazón, eliminar el antipático sistema de control de visitas de webstat porque, según nos decían en frecuentes y airados correos electrónicos algunos de nuestros lectores, se les abrían constantes y agresivas ventanitas publicitarias. No estamos contra la financiación mediante publicidad de útiles herramientas para los editores de bitácoras, pero no nos gusta que se haga con sistemas agresivos que obligan al lector a ver ventanas de publicidad le interesen o no. Por eso, hemos decidido eliminar el sistema, por útil que fuera. En su lugar, y para quien quiera consultar nuestras estadísticas, hemos implantado las de Statcounter, no tan completas, pero sin duda más respetuosas con ustedes y con nosotros. Además, he incorporado un curioso juguetito que permite saber en todo momento cuantos visitantes hay en línea y de qué países proceden. Lo tienen ustedes en la parte de abajo de la columna de la izquierda. Pues nada, sigan ustedes a lo suyo… que lo mismo mañana les hablo de Google.

Y otra cosa: para leer A Sueldo de Moscú, lo mejor que pueden hacer es utilizar el magnífico navegador de Firefox. No les podemos garantizar que esta bitácora se vea correctamente en el engendro de Bil Gates. He comprobado, por ejemplo, que los vídeos de Youtube no se ven con el Explorer.

Oigan, por cierto, ¿alguno de ustedes podría decirnos por qué llevamos al menos un párrafo hablando en tono mayestático, como si fuéramos el mísmísmo papa de Roma?