Que digo yo que si el Presidente de los Estados Unidos ahora va a poder mandar detener a cualquier persona en cualquier país del mundo y va a poder torturarle a su gusto y al amparo de la Ley, pues los países civilizados, lo que debían hacer es, como mínimo, anular los convenios de extradición con Estados Unidos, que ya no son necesarios, aunque sería preferible romper relaciones diplomáticas con ellos y expulsar a todos los ciudadanos americanos, que, desde este momento se convierten en peligrosos secuestradores en potencia. Oigan, que curiosa la transición que se está dando en Estados Unidos, que mientras otros países transitan el tortuoso camino que conduce de la dictadura a la democracia, la nación de grandes hombres que lo fueron, como Jefferson, Lincoln y Roosevelt, se hunde en el oscuro pozo que transforma el estado en banda terrorista. Vamos, que es lo que digo yo…

Venga... meta ruido por ahí