La fiesta del PCE, El Corte Inglés y las críticas

Posted · 33 Comments

Este año, la decisión de poner a la venta las entradas de la fiesta del PCE en El Corte Inglés, y la inclusión de su logotipo en el cartel, han levantado muchos comentarios y críticas. Y como dicen que hay gente para todo, empezaré por decir que yo no estoy ni de acuerdo con esa relación con El Corte Inglés ni tampoco con la mayoría de las críticas.

Lee el artículo completo de Pascual Serrano.

33 Responses to "La fiesta del PCE, El Corte Inglés y las críticas"
  1. Don Güevos dice:

    Esta señora está hecha un lío.

    Ya le dije una vez. La viñeta aquella de Mingote en ABC: una hoz y un martillo huecos, llenos de gente desesperada mirando los carteles que, por todas partes, indicaban “salida” a ninguna parte.

    PD: Fue Ud? Compró la entreda en el CI? Llevó tirantes je je? Comió chorizillo de ese como en barbacoa…

  2. Simio dice:

    Lo curioso, lo raro es lo contrario ¿Como El Corte Ingles financia a ese partido politico?.

    ¿Sera la semana de la republica popular china en el corte ingles? ¡vea en vivo autenticos comunistas!

    ¿Sera parte de “LA SEMANA FANTASTICA”?

    ¿sera un soborno de ECI a a los sindicatos?

  3. Quise pasarme por esa fiesta de tintes transgresores y liberados pero tenía partida de tute con unos amigos filólogos. Estoy de acuerdo con el señor Serrano y añadiría que hay pocas cosas más tristes que los presuntos solidarios haciendo demagogia. Enseguida todos podemos caer en ella, pero más flagrantemente los que van de neo-comunistas. Conozco a mucho “bo-bo” (el que no conozca el término que se informe) que vive en Lavapiés, ese barrio multicultural, cargado de mestizaje, qué guay, y pagan un alquiler de agárrate y no te la menees por cuatro metros cuadrados. Compran en el “paki” y se sienten la parte chuli del sistema capitalista porque sus muebles no son de IKEA ni sus zapatillas de Zara. Luego se meten con la Iglesia mientras se lían un porro después de degustar un rollito de tofu con piñones de Basmati, que han comprado en el delicattessen más selecto de la calle Mejía Lequerica. Yo a eso lo llamo cinismo involuntario. Lamentable pose de compromiso que oculta una desfachatez moral mayúscula. Ya me entiendo yo.

  4. Por cierto, Don Güevos. Después de la interrogación nunca se pone punto. Aprenda a escribir de una vez. Gracias.

  5. Perdón, me refería a Simio. ¿Por qué no aparece la firma arriba, como en todos los blogs del mundo?
    Saludos.

  6. Simio dice:

    El post aneterior era mio y este tambien porque insisto. ¿Como el Corte Ingles financia a quien los fustiga llamandole como minimo “un símbolo claro del consumo, la explotación laboral y el abuso de poder frente al pequeño comercio”

    Eso si que es talante.

    Si no le gusta nuestra ideologia le devolvemos su dinero

  7. Simion dice:

    MArio Moliner:

    ¿Porque no sale la firma arriba?. O bien que la linea de la firma no este separada del texto del comentario. Usabilidad

    Yo ni soy pariente de Maria Moliner ni juago al tute con filologos, asi que ¿sabra disculparme? Espero que si.

    Tras los signos de cierre puede colocarse cualquier signo de puntuación, salvo el punto. Lógicamente, cuando la interrogación o la exclamación terminan un enunciado y sus signos de cierre equivalen a un punto, la oración siguiente ha de comenzar con mayúscula (→ mayúsculas, 3.4.1): No he conseguido el trabajo. ¡Qué le vamos a hacer! Otra vez será.

  8. Déjese usted de peroratas lingüísticas, muy estimado mío, y no me fustigue otra vez con tan grave desliz. Y reproduzco:

    “¿Porque no sale la firma arriba?. O bien”

  9. Simio dice:

    Mario Moliner: No se ha dado cuenta que tiré las cartas cuando dije: asi que ¿sabra disculparme? Espero que si.

  10. Por supuesto que está usted disculpado desde hace rato. Amén.

  11. Don Güevos dice:

    Oiga, María Moliner. Los del delicattessen ese tan rico que dice, han abierto otro local en la calle Orense. Se lo digo sólo para su información. Es lo que tiene tanto renegao, joder…que dan mucho negocio…

  12. Don Güevos dice:

    Por cierto, me parece que le he operado el sexo, con éxito. Lo siento. En compensación, le pincho en mi nick su delicattessen favorito.

  13. Simion dice:

    Don Mario Moliner no debe visitar sitios tan de esnob. Tiene mas traza de frecuentar el museo del jamon y cosas por el estilo.

  14. No hago ascos a un buena brocheta de algas caramelizadas al atún coreano, pero soy más de café con leche con porras. Soy un hombre de hábitos ya tradicionales, que de cuando en cuando frecuenta el Gijón, el Espejo o incluso el Café Comercial de la glorieta de Bilbao, donde paso las tardes largas de invierno en compañía de mis primeras ediciones de Blanco White o Menéndez Pidal.

  15. Simio dice:

    Pero que me esta usted diciendo….¿no trabajara en la Comisión de Literatos del Instituto Pestalozziano?

    Una pregunta ¿sabe en que año estamos?

  16. El tiempo es relativo. Pregúnteselo a los judíos, que celebraron su Año Nuevo el sábado pasado. Blanco y Pidal son unos clásicos eternos que no saben de fechas ni de modas. Nos sobrevivirán.

  17. Don Güevos dice:

    Oiga Mario (ahora no le cambio el sexo). Mire. Hace poco estuve en el Gijón (el Espejo no está mal, el Comercial está muy dejado). Le comento mi impresión. Fue como viajar en el tiempo hacia atrás. Camareros viejos, de los que ya no existen, decoración anticuada, personajes que fueron, extranjeros perdidos o de estética progre, poca gente joven como tratando de vivir un rato en un pasado que, por supuesto, no conocieron, comida y accesorios muy tradicionales.

    Tuve una sensación de “descolocación” temporal. La “vida propia” que tuvo sin duda en otra época, se ha transformado en curioso cutrerio.

    Me fuí al hotel Urban, después. Para aliviarme un poco.

    PD: Por cierto. No se quede en el Comercial. Siga la calle Fuencarral hacia el centro. Empieza a merecer el paseo.

  18. Simio dice:

    Don Mario:
    Porque no nos ha dicho que frecuenta la tertulia del cafe pombo, que si no hubiese jurado que se ha “escapado” del cuadro de Solana.

    Por cierto, mañana hay teatro en el Ateneo, como conozco al secretario un tal Manuel Azaña, puedo conseguir entradas.¿Se ha enterado que han asesinado al Archiduque Francisco Fernando?
    !Estan buenos los austriacos!

  19. Don Güevos, le agradezco sus amables recomendaciones, pero me toque los ídem, que a mi edad uno no está para moderneces de esas de colorín de domingo. Antes solía tomarme algún licor combinado con cola en el Chicote, cuando todavía se paseaba alguna celebridad por ahi, y le echábamos en cara al dueño que no le hubiera regalado a Bette Davis la botella que ésta solicitara. Era muy así. Hoy aquello es un páramo tristón que ni siquiera tiene esa aureola acogedora de mi Gijón o la chocolatería del pasaje de San Ginés, a la que a veces acudo cuando mi estómago se encapricha.

    El Ateneo, dice el otro. Le sorprenderá saber que en su egregia biblioteca he pasado gratos momentos estudiando las obras de Covarrubias y unos textos endiablados de Aranguren. Una vez coincidí con el maestro Julián Marías, pero no me atreví a decirle nada, parapetado tras sus gafas de concha como andaba. Reconozco que tiene alguna que otra telaraña (el Ateneo), pero atesora sabor a cultura por doquier. Ah, y de Ramón ni me hable. Era un chirigaitas engreido que usaba fijador de pelo barato. ¿Metáfora más humor? Ese era un pelmazo.

  20. Antonio dice:

    Mire, mire Sr. Royov, el guirigay que se se le monta en su blog, y Ud. sin rechistar. En cambio, a mí, por una crítica de nada a su amigo Berlín me puso de patitas en la calle.
    Muy democrático por su parte, Sr. Royov.

  21. Torrezno de Guille dice:

    No se meta con Ramón, señor Mario, que está a la altura de Proust, Kafka, Joyce o Pessoa.

  22. Luis Miranda Podadera dice:

    “Antes solía tomarme algún licor combinado con cola en el Chicote, cuando todavía se paseaba alguna celebridad por ahi…”
    “Era un chirigaitas engreido que usaba fijador de pelo barato.”

    AHÍ ENGREÍDO

    ¿Qué le sucede señor Mario Moliner?

  23. Albert dice:

    “…incorporar elementos de coherencia ..”

    Buen artículo, con conclusión obvia.
    Gracias por proponerlo, Sr. Royo

  24. Berlin smith dice:

    Amigo Güevos. ¿A usted también le gusta el Urban? (no pongo punto) Si es que se nos ve lo señoritos que somos… ¿Va a usted a Del Diego con frecuencia? Lo digo porque le invite Fernando (es el dueño) cuando vaya…

  25. Sr. Luis Miranda Posadera, digo Podadera, tiene usted completa razón. Mi vieja Olivetti me ha debido traicionar con las tildes. Me he sobreexcitado al recordar aquellos bebedizos que algo ha debido de pasar. Y al sr. Torrezno, sobrevalora usted a Gómez de la Serna. Un par de recurrentes greguerías no llegan ni a la suela de los zapatos de piqué del excelso ‘Á la recherche du temp perdu’ (no me corrijan el francés que no es mi lengua materna).
    Saludos a todas.

  26. Jorge Luis Vorges dice:

    ¡Ah!, ¿pero a usted le parece excelso lo del pesado ese de la magdalena? Vaya un plomo. Lo que se pueda decir con siete palabras, que no lo diga en siete volúmenes.

  27. Carpanta dice:

    Oiga, ¿dónde dice que regalan magdalenas?

  28. Simio dice:

    Al ver el volumen de la obra de MMP no puede uno dejar de admirarse. Pero yo no se que admirar mas si al autor o quien sea capaz de leerla sin indigestarse.

    Edicion Digital
    http://filosofia.org/aut/mmp/mmp005.htm
    En 1999 se publicó Menéndez Pelayo digital, en soporte cederrón. En un único disco (286 Mb) se contiene la versión electrónica, en formato texto, del contenido íntegro de los 67 volúmenes de la Edición Nacional (publicada por el CSIC entre 1940 y 1974), de los 23 volúmenes del Epistolario (publicados por la Fundación Universitaria Española entre 1982 y 1991) y de una Bibliografía con más de 3.000 registros, que parte de la publicada por Amancio Labandeira Fernández, Jerónimo Herrera Navarro y Julio Escribano Hernández (Bibliografía de estudios sobre Menéndez Pelayo, Fundación Universitaria Española, Madrid 1995), completada y actualizada por Rosa F. Lera y Andrés del Rey, de la Biblioteca de Menéndez Pelayo

  29. Jorge F. dice:

    Sí, Menéndez Pelayo, mal que nos pese por su ideología, es uno de los grandísimos de la cultura española y universal. Pero, ¿a que viene este comentario suyo señor Simio? Don Mario Moliner hablaba de Menéndez Pidal.

  30. Simio dice:

    Jorge F: Tiene usted mas razon que un santo. Pero es que el gracioso de Jorge Luis Vorges, me ha liado con lo de la magdalena.

    De todas maneras a Mnenendez Pidal tambien le vale lo de “Pero yo no se que admirar mas si al autor o quien sea capaz de leerla sin indigestarse”

  31. Jorge F. dice:

    A Menéndez Pidal es más fácil leerle, tiene obras relativamente breves. Yo he leído tres o cuatro. Recuerdo el título de una: La chanson de Roland.

    De Menéndez Pidal sólo he leído el resumen de “los heterodoxos” que hizo Luis Nueda. O sea, nada. Pero sirve para hacerse una idea. Impresiona imaginarse cómo un hombre que no vivió demasiados años pudo escribir tal cantidad de texto sobre temas tan difíciles.

    Nunca he oído a nadie discutir la valía de su labor; en cambio, sí se ha discutido su orientación ideológica, lo que no afecta a la valoración de su trabajo erudito.

    De Menéndez Pidal he leído críticas duras, alguno le trataba de falsificador de textos; he oído a algunos profesores que criticaban su erróneo pangotismo (o pangermanismo, en general) y su ignorancia voluntaria de los valores culturales hispanomusulmanes.

    – – –

    Su pariente, el señor don Mario Moliner, ¿podría aportar alguna opinión sobre el tema?

    ¿O no es pariente suyo, señor Simio?

  32. Darius dice:

    Desde luego, este amancebamiento “fiesta del PCE – El Corte Inglés” parece una de aquellas inefables historietas que contaba Miguel Gila. Sí; ciertamente, algo deberían explicar los de la cúpula organizadora.
    Lo que no acabo de entender es el encarnizamiento con Celtas Cortos: ¿desde cuándo el hecho de cobrar por trabajar –no haciendo uso del derecho a hacerlo altruistamente (¿o era un deber?)– puede ser motivo de crítica alguna? Y si Pascual Serrano puede poner en entredicho tamaño patinazo de los organizadores de la fiesta, ¿qué podría impedir que también lo pueda hacer Celtas Cortos?

    (¡Ojo! No sé el tono ni las palabras exactas empleados por el cantante del grupo en esa ocasión, y quizás por ello esté yo ahora “pixant fora de test” –‘meando fuera de tiesto’, literalmente)

  33. Jorge F. dice:

    Moltes salutacions, Darius. Treballes al Liceu?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.