Sobre moros y cristianos

Posted · 31 Comments

Que el Papa va y dice que el Islam es una religión violenta. Me la pela, ¿saben ustedes?. No soy musulmán, o mahometano, como se decía antes, que era mucho más bonito y más franquista. ¿Qué los ulemas convocan una jornada de odio? A mi plim, ni soy musulmán, ni soy cristiano. No es mi guerra. Que se odien, o que se quieran en alegre, pacífica y ecuménica concordia. Pero a mí que no me líen. Y digo esto sencillamente para explicar por qué todavía no he escrito nada sobre la polémica en torno a las palabras del Papa. Más que las tonterías que se les puedan ocurrir a unos o a otros me preocupa el hecho de que el Gobierno de la Nación haya decidido mantener un sistema de financiación de la Iglesia Católica que atenta contra los más elementales principios democráticos, porque me obliga a mí, a aportar dinero a las arcas católicas, o que cada vez sea más frecuente la presencia de musulmanes -no sé si fanáticos o no- que pretenden vivir siguiendo sus prácticas bárbaras y no respetando las normas de convivencia de la sociedad que les acoge.

31 Responses to "Sobre moros y cristianos"
  1. Jorge F. dice:

    Si por práctica barbara se refiere a la poligamia, no estoy de acuerdo con usted.

  2. Agog dice:

    Lo malo es que aunque te la pele, nos la pele, igual nos afecta. Si el gobierno da dinero a la iglesia católica, lo pagamos tú y yo. Si un cristiano fanático decide invadir un país musulmán, tú y yo pagamos la invasión y tu vecino o el mío irá allí a morir y matar. Si un fanático musulmán decide poner una bomba en España, te puede pillar a ti o me puede pillar a mí.

    Lo que digan los irresponsables, como lo que hagan los presuntamente responsables, también nos afecta. Y hay que joderse.

    Por cierto, a mí más que el nuevo (?) sistema de financiación, que en realidad no cambia nada, lo que me molesta es que nos lo quieran vender como algo nuevo y como “autofinanciación” de la iglesia. Joer, así ya me autofinancio yo: tú pones una cruz y el estado me da a mí una parte del dinero de los impuestos, sin que a ti te cueste nada. Eso se distingue en una asignación estatal directa en… exactamente nada.

    Bueno, sí, en que en teoría a partir de ahora si las crucecitas no cubren el adelanto que hace el gobierno, la iglesia tendrá que devolver la diferencia. ¡Pero eso no es nuevo! El sistema anterior ya era así, sólo que simplemente el gobierno nunca reclamaba esa diferencia (algo que probablemente fuera prevaricación, todo sea dicho). Ahora han subido el valor de las crucecitas para que no haga falta devolver nada, o sea que aún les dan más dinero. Y encima, si resultara que no hay bastantes crucecitas, me juego mi medallita de la virgen de Montserrat a que el gobierno de turno también se “olvidaría” de pedir la devolución. ¿Alguien cubre la apuesta?

    La verdad, no sé si molesta más que regalen mi dinero, o que encima me consideren idiota y pretendan que les aplauda por ello. (Bueno, sí sé, molesta más el robo, que para eso soy catalán. ;-).

  3. Ya, don Agog, pero es que todo eso es loque he dicho yo. Que me jode que se lie una bronca en defensa de la libertad de expresión del Papa para decir sus paridas, y en cambio, aquí estamos todos sin decir ni mu (porque tenemos miedo) delsistema de financiación. O yo no me he sabido explicar, o, lo que es más probable, dado el caracter sublime de mi inteligencia, usted no me ha comprendido.

  4. Berlin Smith dice:

    Sr. Royo: ¿se da cuenta de que este gobierno va aprendiendo? Se ha sacado lo de la financiación muy discretamente y sin ruido. Si usted me dice que a los principios democráticos se la han metido doblada, le creeré, que yo no me lo he leído aún. Pero le llamo la atención del asunto, la discreción y el consenso silencioso, que ya va demostrando pericia (no abrirse más frentes así por que sí, que eso desgasta). Parece entonces que el poder YA ha cambiado a Zapatero. Ahora veremos a Maquiavelo en todo su esplendor como la presencia de Rubalcaba asesorando al príncipe demuestra, ¿no cree?

  5. Agog dice:

    Ricardo, en lo de la financiación sí que no he hecho más que elaborar sobre la idea que tú expresabas. Estamos de acuerdo, y así lo había entendido: el “nuevo” sistema es el viejo con una manita pintura, y el que nos lo vendan como nuevo es el timo del tocomocho.
    Queden pues impolutas su excelsa inteligencia y mi (más modesta) capacidad de comprensión.

    Lo que yo quería resaltar, y es el único punto, escaso, de disensión, es que el follón alrededor del Papa también nos afecta, aunque nos gustara que no. Incluyendo las tonterías del Papa.

  6. Simio dice:

    Tiene usted suerte Don Ricado, ya que solo “le obligan, a aportar dinero a las arcas católicas” a mi sin embargo me obligan a aportar dinero a las arcas de los sindicatos, al cine español, a la educacion, al furgol, a la sanidad, al ejercito y la guardia civil, a la defensa del oso, al cultivo del platano en canarias., bla bla bla….

  7. Uy, lo siento, Simio, pero ya ve: los ricos también lloran.

  8. Me la pela, ¿saben ustedes?. No soy

  9. Simion dice:

    Don Ricardo:

    Seleccione y cuide sus citas. Que esta es una bitacora de intelestuales.

  10. Derem dice:

    “me obliga a mí, a aportar dinero a las arcas católicas”

    No le entiendo. ¿Tiene acaso una contractura que le obliga a marcar esa crucecita en la declaración del IRPF?

  11. ZetaPe dice:

    Hay a quien le fastidia que la Iglesia Católica reciba dinero de los contribuyentes. El autor de la bitácora rechaza el modelo “porque me obliga a mí, a aportar dinero a las arcas católicas” cuando el acuerdo al que se ha llegado es que el Estado no aporta nada a la Iglesia que no haya sido designado por el contribuyente. Así que si d. Ricardo no quiere contribuir, que no marque la casillita.

    Como comenta otro lector, a mí me jode financiar un cine que vive de la subvención, unos sindicatos -¡y unos políticos!- que me dan más problemas de lso que me resuelven… ya nadie me da a elegir para darles dinero a unos o a otros. Fíjese que sí puede elegir darle su 0,7 a la Iglesia, o a otras instituciones.

    Pero me parece bien que no opine sobre las palabras del Papa. Hugo Chávez usa la ONU para poner a parir a otro mandatario y aquí no ha pasado nada. ¡Pero ojo con meterse con los moros!

  12. Zeppo dice:

    Otra duda mariana que me asalta: ¿la iglesia católica no pilla nada de las partidas destinadas a las ONG, independientemente del diezmo estatal? En ese caso (y dios me libre de aseverar que es así) ¿no estaría pillando por todos lados? ¿Habría una forma de suplicar que la iglesia dejase de financiar al estado? Me apunten, coño.

  13. Jorge F. dice:

    “Hugo Chávez usa la ONU para poner a parir a otro mandatario y aquí no ha pasado nada.”

    Oiga listillo, ya verá como a Chávez se lo cargan como a Torrijos. Y si no es así, de una manera u otra lo eliminarán. Ya ha visto lo que le pasó a un ministro venezolano en USA. O sea, que no me compare a Chávez que se juega la vida con el fariseo y dictador ese de Benito XVI que tiene diarrea verbal y luego lo pagan con su vida algunos cristianos pringados de por ahí.

    Y si usted, señor listillo, se ha enterado de las declaraciones de Musharraf sobre las amenazas de arrasar el Pakistán y devolverlo a la edad de piedra que recibió de Bush, mejor que no use la palabra “mandatario” para referirse a ese repugnante y odioso matón terrorista, un verdadero hijo de Lucifer. Un asesino de la talla de Hitler y Stalin, como la mayoría de los presidentes de USA desde los tiempos del genocida Truman. Y un borracho y un drogadicto y un pijo. Y un imbécil casi tan imbécil como Aznar.

    Y que nadie me suelte lo del “antiamericanismo visceral” que ese es un recurso de descerebrados.

  14. Independiente dice:

    Oigan!, salaos, vayanse a Irak o a afganistan, que por allí no obligan a nadie a apoquinar “IMPUESTOS” (Liberalismo total, que se llama)

    Ahora…. , luego igual algun cabo “yanqui” te hace pagar “religiosamente” una pastuja por circular por una carretera con minas.

    O… tienes que prostituir a tu hija con las tropas de la UE para eliminar esa desagradable sensacion de estomago vacio.

    Saludotes.

  15. Anibal dice:

    Oigame ZetaP. Que a la Iglesia le da igual si tu pones la crucecita en su casilla o no. ¿Y sabe usted por qué? Pues porque si no se llega a la cifra X que debe recibir (según el concordato franquista vigente) a través de la contribución directa pues la cantidad que falte SEA LA QUE SEA la abona el estado con el dinero de TODOS. ESPAÑA INVITA. YO CREÍA QUE LOS “LIBERALES” ESTABAN EN CONTRA DE LOS PRIVILEGIOS…

  16. Simio Obispo dice:

    Ante las numerosas preguntas recibidas en referencia al anunciado acuerdo, en materia de financiación, entre la Iglesia y el Estado, la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española comunica que, en este momento, no es posible confirmarlo ni desmentirlo. Se emitirá el juicio correspondiente cuando se disponga del texto del Anteproyecto de Ley que, hasta el momento, no ha sido facilitado por el Gobierno.

    http://www.conferenciaepiscopal.es/

    Anibal te recomiendo que leas
    http://www.conferenciaepiscopal.es/actividades/jornadas/2006/liturgia06b.htm

  17. Simio dice:

    Disgresion:
    Don Ricardo vaya Yeye que esta usted echo, con el modermismo ese de la moderacion, ¡ni Pepiño Blanco!

  18. Pedro Pelija dice:

    No es que te obliguen o te dejen de obligar a dar dinero a esa secta maligna (como todas las sectas)mayoritaria de este país. Nadie te obliga a poner la cruz, claro (tiene huevos la cosa, poner “la cruz”, ¡vaya cruz!). Lo que ocurre es que el que pone la dichosa crucecita manda parte de su pasta a la secta de marras y por tanto los demás hemos de pagar con un porcentaje mayor de la nuestra otros servicios que el feligrés no pagará como yo, pero sí disfrutará, o padecerá (leáse colegios, carreteras, sanidad, etc.)

    Además ¿por qué no pueden hacer lo mismo las demás sectas (musulmanes, judios, budistas y la leche que los parió a todos)? O todos moros o todos cristianos (caray, que bien traido el refrán ¿verdad?). Así yo fundaría la religión “Testigos de la Sabiduría Pelijil” del que yo sería el Papa y mi 0.7 lo adjudicaría a esa religión. La única verdadera.

  19. Simio dice:

    Pues Don Pedro Pelija, resulta que lo que usted considera una secta maligna otros ciudadanos parecen no verlo asi.

    A mi me da la impresion “que los poderos públicos intentan tener en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y estan intentando mantener las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica”. Asi de sencillo.

    Respecto a la pregunta de ¿porque a los otros no?. Pues pregunteselo a ZP. De todas maneras usted sinceramente que quiere ¿que el estado no ayude a nadie o que ayude a todos?. (Aqui Mario Protesta)

  20. Pedro Pelija dice:

    Que el estado mantenga relaciones no me parece mal. Pero no veo por que debe financiarla ni en su totalidad, ni en parte. ¿No estamos en un estado aconfesional? Así de sencillo.

    El estado debe ayudar a quien lo necesite. Y las riquezas de la Iglesia son absolutamente incalculables. Sólo con lo que cuestan los anillos de los cardenales habría para dar de comer a unas cuantas familias.

    Nada. A las religiones no tenemos por que pagarlas desde las instituciones públicas. A ninguna. Pero si se hace, pues a todas. ¿O es que el dios católico es más dios que el mío? Que me lo demuestren.

    Saludos

  21. Simio dice:

    Yo no creo que los anillos de los cardenales sean comestibles.

  22. Jorge F. dice:

    “El primer punto es el que el Occidente nunca ha sido todo lo que importa del mundo. El Occidente no ha sido el único actor sobre el escenario de la Historia moderna, ni siquiera durante la culminación del poder occidental (y esta culminación quizá ya ha pasado). El segundo punto es éste: en el encuentro entre el mundo y el Occidente, que se ha desarrollado durante cuatrocientos o quinientos años, el mundo, y no el Occidente, es la parte que, hasta la fecha, ha tenido la experiencia más significativa. No ha sido el Occidente el que fue atacado por el mundo; es el mundo el que ha sido atacado, y atacado duramente, por el Occidente; y a esto se debe que en el título de este libro se haya puesto primero la palabra mundo.

    “Un occidental que desee batallar con este tema debe, durante unos minutos, tratar de salirse de su nativa piel occidental y considerar el conflicto entre el mundo y el Occidente a través de los ojos de la gran mayoría de la humanidad no occidental. Por diferentes que puedan ser unos de otros los pueblos occidentales del mundo en raza, en lengua, en civilización y religión, si un occidental les pide su opinión sobre el Occidente, dirá que todos le dan la misma respuesta, sean rusos, mahometanos, hindúes, chinos, japoneses, y lo mismo los demás. El Occidente, dirán ellos, ha sido el archiagresor de los tiempos modernos; y cada uno expondrá su propia experiencia de la agresión occidental para esgrimirla contra él. Los rusos le recordarán que su país ha sido invadido por tierra por ejércitos occidentales en 1941, 1915, 1812, 1709 y 1610; los pueblos de África y Asia le recordarán que los misioneros occidentales, los comerciantes y los soldados, cruzando los mares, les han empujado al interior de sus tierras, desde las costas, a partir del siglo XV. Los asiáticos le recordarán también que, por esa misma época, los occidentales se han llevado la parte del león en las últimas tierras vacantes del mundo

  23. Agog dice:

    Pues nada, como la constitución garantiza la igualdad de todos los españoles (o eso dicen los autoproclamados constitucionalistas cuando les interesa), yo exijo la igualdad con los prebostes de la iglesia católica, y que el estado ponga a mi disposición una crucecita en la declaración del IRPF para que quien libremente quiera pueda regalarme a mí, por la patilla, el 0,7% de sus impuestos. Restándolos de lo dedicado al mantenimiento del estado, por supuesto, sin que le cueste nada adicional.

    Con sólo que la marcara yo, ya me sacaría un dinerillo (poco, pero algo) que ya sería más que nada.

    Eso es lo que hace la crucecilla de marras: REGALARLE a la iglesia católica dinero DE LOS IMPUESTOS. Eso no es autofinanciación, eso es financiación estatal pura y dura. La única novedad es que la cuantía de esa financiación la deciden los ciudadanos, pero lo hacen de manera que no les cuesta ni un duro, con lo cuál es falso decir que la financian los creyentes.

    Tendrían que hacerlo de otra manera: que la crucecita significara que el ciudadano paga un 0,7% MÁS de impuestos, y que ese 0,7% EXTRA va a la iglesia católica.
    Si se hiciera así, y si además si hiciera lo mismo para otras iglesias y ONGs, entonces sería un sistema aceptable. Seguiría siendo un trato de favor (el sistema recaudatorio que les pone a su disposición el estado ya supone una ayuda muy notable), pero aceptable.
    El “nuevo” sistema actual es un regalo directo y descarado, absolutamente impresentable y dudosamente constitucional.

  24. Jorge F. dice:

    Veo que, como por fin ganó el Real Madrid, los señores neoliberales, neoconservadores, iracundos, casposos y naftalínicos están hoy de fiesta (una vez al año no hace daño), les digo la respuesta a los demás habituales.

    El autor del texto es Arnold Toynbee. Pertenece a su libro “El mundo y Occidente” (1952). Es un historiador más bien de derechas, pero como ni es un loco peligroso y un majadero, como alguien que conocemos, ni un corrupto y un deshonesto, como bastantes que conocemos, habla con objetividad y sentido común.

  25. Derem dice:

    “REGALARLE a la iglesia católica dinero DE LOS IMPUESTOS”

    Más bien, regalarle a la iglesia dinero de MIS impuestos. También me gustaría escoger poder regalarle dinero a la Fundación Pablo Iglesias, Izquierda Unida, Cáritas, AI o cualquier otro grupo semejante.

    Porque la clave está en eso, decidir cada uno directamente dónde va una parte pequeña de sus impuestos, en vez de que lo decida el político de turno, sea el que sea, sin haberme preguntado.

    Evidentemente, también podría ponerse un incremento sobre el IRPF pero, aparte de facilitar el proceso ¿qué novedad tiene? Porque ahora ya podemos pagar un plus a estas organizaciones, solo que directamente.

    Es evidente que la clave de este asunto, lo que lo hace atractivo, reside en la elección directa por parte del ciudadano.

  26. Agog dice:

    Derem:
    “Más bien, regalarle a la iglesia dinero de MIS impuestos.”

    No, de los impuestos DE TODOS. Porque los servicios que no se paguen con ese dinero de la crucecita, los pagaremos (o dejaremos de disfrutar) ENTRE TODOS.

    “También me gustaría escoger poder regalarle dinero a la Fundación Pablo Iglesias, Izquierda Unida, Cáritas, AI o cualquier otro grupo semejante.”

    Puedes hacerlo. Sólo tienes que ir a cualquiera de esas organizaciones y regalarles tanto dinero como quieras. Y también a la iglesia.

    “Es evidente que la clave de este asunto, lo que lo hace atractivo, reside en la elección directa por parte del ciudadano.”

    Eso no es ninguna novedad. La elección directa ya la tenías, la has tenido siempre: darles dinero.
    Con esto lo que haces es quitarle dinero al estado y dárselo a la iglesia. Lo cuál tú puedes considerar bueno pero otros podemos no hacerlo y creer que el dinero de los impuestos es para que se decida su uso entre todos; para decidir tú libremente ya tienes el dinero que no pagas en impuestos. Y si crees que los impuestos son demasiados, se bajan, no se monta esos sistemas de “elección de uso”.

    Que en realidad no son tales, sino simple subvención. Si hubiera elección de uso para todos los posibles destinos (no sólo la iglesia o las ONGs elegidas por el gobierno), entonces se podría argumentar eso, aunque seguiría siendo una manera tonta de realizar donaciones a través de la maquinaria del estado. Pero creo que está muy claro que no es esa la intención, sino simplemente la de montar un sistema para seguir dándole dinero DE TODOS a la iglesia haciendo ver que no.

  27. Derem dice:

    Estimado Agog:

    Podríamos estar discutiendo toda la vida por una cuestión de matiz. Para mi es evidente que poniendo la crucecita yo decido donde van parte de mis impuestos, no de los suyos, porque no pongo crucecita en su declaración.

    Por otra parte, si no recuerdo mal, y corríjame si me equivoco, si no marco ninguna cruz el Estado decide a qué otros fines de interés social enviarlo. Digamos que se hace un grupo aparte con todo eso, no quita de carreteras, educación ni otras inversiones esenciales. Y aunque lo quitase tampoco me parecería mal, porque mi preferencia por el sistema viene por otro motivo, viene por el procedimiento de decisión.

    Es evidente que es una subvención -es dinero de impuestos, de mis impuestos- pero ¡qué quiere que le diga! me encanta decidir a mi directamente donde van parte de ellos, eso que llama usted “elección de uso”.

    Por cierto, para que queden las cosas más claras. Este sistema me parecerá horrendo si no se universaliza a otras iglesias, ONG, fundaciones, etc.

  28. xavier monistrol dice:

    el problema no es de cristianos o musulmanes, los islamistas van en contra de todo lo que no sea el islam, y a ti o a mi que somos ateos son a los que mas odian porque lo dice el coran el cristianismo o el judaismo son gente del libro y son medio tolerados pero ahhhh los ateos o agnosticos,budistas confucionistas solo le que da una opcion la conversion o el cuchillo, es decir a ver si te vas enterando majete

  29. Agog dice:

    Derem:
    “Podríamos estar discutiendo toda la vida por una cuestión de matiz. Para mi es evidente que poniendo la crucecita yo decido donde van parte de mis impuestos, no de los suyos, porque no pongo crucecita en su declaración.”

    No es una cuestión de matiz, es una cuestión de fondo.
    Los impuestos, TODOS, los tuyos y los míos, pagan los servicios públicos. La iglesia no es un servicio público. Si tus impuestos van a la iglesia, entonces MIS IMPUESTOS (los de TODOS) tienen que pagar la parte de servicios públicos que tú DEJAS DE PAGAR, porque regalas ese dinero a la iglesia.

    “Por otra parte, si no recuerdo mal, y corríjame si me equivoco, si no marco ninguna cruz el Estado decide a qué otros fines de interés social enviarlo”

    Te corrijo: si no marcas ninguna cruz, el dinero queda a disposición de los presupuestos generales.
    Lo de “otros fines de interés social” es si marcas la otra cruz.

    “Y aunque lo quitase tampoco me parecería mal, porque mi preferencia por el sistema viene por otro motivo, viene por el procedimiento de decisión.”

    Niego la mayor: el procedimiento de decisión ya lo tienes con el dinero que NO pagas en impuestos. Si te parece que tienes que tener más poder de decisión sobre tu dinero, entonces propón una rebaja de impuestos. Pero no este sistema de “impuestos a la carta” que en la práctica resulta únicamente en “impuestos para aquellos a los que el gobierno les monta el chiringuito”, que más concretamente resulta que es sólo la iglesia católica.

    “Por cierto, para que queden las cosas más claras. Este sistema me parecerá horrendo si no se universaliza a otras iglesias, ONG, fundaciones, etc.”

    Pues ya puedes ir horrorizándote, porque no se va a hacer. A lo sumo, quizás, se ampliará a alguna otra iglesia, alguna ONG. Pero quedarán miles sin posibilidad de crucecita. Entre ellas mi iglesia personal que yo mismo me invento para llevarme ese dinero, porque yo no creo que la iglesia tenga que ser financiada con dinero público, creo que yo me lo merezco más. Y siendo cuestión de fe, tengo todo el derecho a elegir mi fe, ¿no es así?

    Porque al final, con decisión o sin ella, el dinero que se lleva la iglesia es dinero PÚBLICO, dinero DE TODOS, dinero que se resta del presupuesto del estado. Es decir, la financiación estatal de siempre.

  30. Derem dice:

    Que tiene usted razón, que es dinero público, una parte de mi parte del dinero de todos, y que si yo digo dónde va quedará menos para que el político de turno diga donde va el resto. Tiene usted razón, pero a mi me gusta el sistema y a usted no. Y ya no le daré más vueltas a la noria.

  31. Agog dice:

    Derem:
    “Tiene usted razón, pero a mi me gusta el sistema y a usted no”

    Tienes todo el derecho a que te guste. Pero el problema no es el sistema, sino lo de regalar dinero a la iglesia, sea con un sistema o con otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.