Lean ustedes el botiquín de campaña de Donaire. Es cierto que del dicho al hecho hay mucho trecho, pero por lo que conozco a Donaire desde que le leo, y desde que tuve el honor de saludarle personalmente, estoy seguro de que en su caso, dicho y hecho son la misma cosa.

Venga... meta ruido por ahí