Antoni Gutiérrez Díaz

Me entero por un correo electrónico que me manda Iniciativa per Catalunya, formación de la que soy amigo, y en la que no milito porque no existe fuera de Cataluña, de la muerte de Antoni Gutiérrez Díaz, antiguo secretario general del PSUC, el líder comunista catalán enfrentado con leninistas y prosoviéticos, hasta el punto de que llegaron a descabalgarle de la dirección del partido de los comunistas catalanes. Antoni Gutiérrez Díaz -y otros como Santiago Álvarez, Santiago Carrillo o Manuel Azcárate- representaba a aquella forma de entender el comunismo tan lejana de la actual, a aquellos comunistas que se enfrentaron a la dictadura franquista no para hacer la revolución, sino para construir la democracia, a aquellos comunistas que tantos sacrificios hicieron para restaurar las libertades, a aquellos comunistas que comprendieron -a fuerza de golpes, probablemente- que ningún objetivo político es viable sin libertad y sin democracia, que el fin no justifica los medios, y que por ello se enfrentaron no sólo a la dictadura española, sino también a las del este. ¿Dónde están hoy aquellos comunistas que, como Gutiérrez Díaz, uno de los diputados más activos del Parlamento Europeo, se ocupan de los problemas de hoy y no pretenden imponer recetas del año 1917?