…no cabe duda de que somos una ciudad diferente, y esto parece no gustarle a algunos. Contra esta ciudad, contra su proyecto de vida y desarrollo, arremetió la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en el último debate sobre el estado de la región, que se celebró los pasados días 18 y 19 de septiembre. Y lo hizo de la peor manera, vinculando el modelo de Rivas y el de Seseña (Toledo). Cierto que sólo estableció una comparación numérica, pero dicho así, sin posibilidad de aclaración o réplica, su diatriba tenía un único fin: el desprestigio. Esgrimió una cifra como único argumento: más de 14.000 viviendas previstas por el Plan de Ordenación Urbana de Rivas. Y no aclaró más. Todos al mismo saco, el de la sospecha, pensarían los que la escucharon.

Lean el artículo que José Masa, Alcalde de RIvas Vaciamadrid, publica hoy en El País.