Que lo que yo digo, porque me lo ha transmitido mi querido amigo don Antonio, no se crean ustedes que se me ha ocurrido a mí solo, es que los trabajadores de la empresa Onde 2000, propiedad del constructor golpista conocido como El Pocero, lo que tienen que hacer es dejar de presionar al alcalde de Seseña –un hombre honrado donde los haya que resiste heroicamente las amenazas de los especuladores que lanzan sus improperios desde el fondo del pozo- y presionar a su patrono, que es lo que han hecho toda la vida los trabajadores con los empresarios sinvergüenzas. Los trabajadores de Onde 2000 no pueden responsabilizar al alcalde que exige que se cumpla la Ley de que su empresario no pueda hacer frente a los compromisos laborales que tenga contraídos con ellos, porque esos compromisos se basan en una actividad ilegal. Y es que, como bien ha señalado el Alcalde de Seseña, es inaudito que se movilicen los trabajadores de una empresa para exigir al Ayuntamiento licencias para su patrón. Que lo que dice mi amigo don Antonio es que esos trabajadores lo que tienen que hacer es manifestarse a la puerta de su empresa y exigirle a su jefe que arregle sus problemas legales. Y que les pague sus salarios. Y que no les utilice como armas del delito. Vamos, digo yo, quiero decir, dice don Antonio.

Venga... meta ruido por ahí