Seguro que no es cierto

Posted · Add Comment

Antes de continuar, deseo aclarar dos cosas: a mí los cenáculos de la derecha madrileña me ofrecen mínima credibilidad y la vida privada de los periodistas me importa un pimiento. Con una excepción: los que pretenden imponer su ideología a los demás. Por ejemplo, el bípedo Carlos Dávila, siempre presto a predicar sobre las bondades de la familia católica o a llamar “abreculos” a Boris Izaguirre. En esos casos, considero una obligación moral denunciar el fariseísmo de los predicadores.

Lean este divertido cotilleo en Periodismo Incendiario. Los comentarios, allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.