En Seseña, un Gobierno municipal está librando una batalla de denuncia de la corrupción y defensa de la legalidad y el interés general que le está costando mucho sudor y lágrimas. Marbella no deja de ser, en el ruido informativo, más pan y circo, una anécdota de ‘Aquí hay tomate’. Seseña es la punta del iceberg de la impostura urbanística.

Lean el artículo completo en La Corrala. Y los comentarios, los hacen allí.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →