Fraga, ese hombre

Posted · 23 Comments

Don Manuel Fraga
Yo no quiero que se muera don Manuel Fraga. Tampoco quiero que viva. Si se muere, bien muerto está, y si vive, que tenga sobre su conciencia -estrecha, siniestra, viscosa, oscura- los crímenes cometidos. Pero sí me interesa recordar que la jauría ha salido estos días en defensa de un individuo que, si el mundo fuera como debe ser y la justicia se materializara, hoy estaría en libertad por razón de su edad, pero condenado como autor del asesinato de Julián Grimau. Nada de lo que voy a recordar es nuevo, y de hecho, está publicado aquí y allá, pero conviene de vez en cuando sacar a la luz estos hechos para que todos recordemos que ese hombre al que la jauría defiende -incluso acosando jovencitas si es necesario- no sólo deseó la muerte de una persona, sino que la provocó con sus propias manos.

Sí, con sus manos y con las de otros 19 hombres sin piedad -siete militares, tres miembros del Opus Dei, que supongo que ya habrán muerto reconfortados por los Santos Sacramentos y la Bendición Apostólica de Su Santidad, y otros nueve desalmados- que eran los integrantes del Consejo de Ministros que el día 19 de abril de 1963 fueron conminados por su Caudillo a emitir su voto personal acerca de la ejecución de la sentencia de muerte que había sido dictada contra el dirigente comunista Julián Grimau por un Consejo de Guerra ilegal, inmoral e ilegítimo presidido por un farsante que ni siquiera era abogado y que había negado al procesado incluso una simulación del derecho a la defensa, según manifestó una y otra vez su defensor militar. Todos ellos, sin excepción, incluido el Presidente Honorífico del Partido Popular, don Manuel Fraga, entonces Ministro de Información y Turismo, votaron a favor de la ejecución de la sentencia.

Hay que destacar que el papel representado por don Manuel Fraga en el asesinato de Julián Grimau fue principal, y no el de un miembro secundario del Consejo de Ministros que se limita a emitir su voto criminal y a olvidarse rápidamente del asunto, no sin antes visitar al confesor, por si las moscas. No. El hoy máximo representante institucional del Partido Popular tuvo una participación especialmente intensa en dicha tropelía y lo hizo con orgullo y con convencimiento absoluto de lo que hacía. Se ve que no ha visitado al confesor, al menos por este tema. Ni ganas.

Spain is different

Don Manuel no era un ministro cualquiera. O no quería serlo. Desde el año anterior ocupaba la cartera de Información y Turismo, y ahora, con motivo del asesinato de Julián Grimau que preparaba junto a sus secuaces, se disponía a demostrar a la prensa internacional cuál era el verdadero contenido de ese slogan que había puesto en marcha desde el otro departamento del ministerio para atraer el turismo: Spain in different.

Toda la farsa del consejo de guerra contra Julián Grimau estuvo enmarcada en una espectacular campaña propagandística dirigida por don Manuel Fraga desde el Ministerio de Información y Turismo. Como preludio, mantuvo en secreto una importantísima decisión adoptada por el Consejo de Ministros apenas dos semanas antes del juicio contra Grimau, y que de haber sido pública habría impedido que el juicio se celebrase en la jurisdicción militar y probablemente habría obligado al Gobierno a indultar al dirigente comunista. El 5 de abril, el Gobierno de Franco aprobó la creación del Tribunal de Orden Público, una instancia de siniestro recuerdo para mucha gente, pero que de hecho vino a rebajar el nivel de la represión por la sola razón de que los delitos políticos pasaban a ser juzgados por la jurisdicción civil. De haberse sabido esto el 19 de abril, el Gobierno de Franco no habría tenido otro remedio que indultar a un condenado a muerte el día anterior que, al día siguiente no habría podido ser juzgado en los mismos términos.

La prensa ante el proceso

El periodista José Antonio Nováis, que cubrió el proceso de Grimau para diversos medios de comunicación extranjeros de los que era corresponsal en España, recuerda en ¿Quién mató a Julián Grimau?, escrito en colaboración con el que fue su defensor civil, Armandino Rodríguez Armada, al hoy Presidente de Honor del Partido Popular y entonces ministro de Información y Turismo, que en una rueda de prensa ofrecida meses antes del consejo de guerra anunció que en unos días “daremos un dossier espeluznante de crímenes y atrocidades cometidas personalmente por este caballerete“. Nováis, que era español, estaba habituado a estas salidas de tono, pero recuerda que le llamó la atención el escándalo que las palabras de Fraga habían provocado en los corresponsales extranjeros: “Novais, en un estado de derecho, un ministro no llama criminal a nadie si antes no ha dictado sentencia un juez“, le decian.

Recuerda Nováis también como los periódicos extranjeros para los que trabajaba le pedían artículos y comentarios sobrel proceso de Grimau, y su desesperación ante la más absoluta falta de información, y cómo el Minisro Fraga estuvo mintiendo y negando la celebración inminente del Consejo de Guerra hasta la misma tarde del día anterior. “La mentira es el arma política de las dictaduras -refleflexiona Novais-. Pero dentro de estas dictaduras hay mentiras inteligentes y mentiras ingenuas, por no decir estúpidas. ¿Qué adelantaba el Ministerio de Información con intentar engañar a los periodistas el martes, cuando el juicio iba a celebrarse el jueves? Estas ingenuidades, repetidas en múltiples ocasiones, hicieron que las informaciones dadas por el señor Fraga a lo largo de sus años de Ministro carecieran de la menor garantía para los periodistas solventes. Su política informativa fue nefasta para los intereses del Régimen que pretendía defender

Ante la insistencia de sus jefes, que le pedían información sobre el juicio, Novais se encontraba en un verdadero apuro: “¿Qué decir de este Consejo de Guerra? En mis manos sólo tenía un folleto titulado `Crimen o castigo´, editado por los Servicios de propaganda del Ministerio de Información y Turismo, en donde Grimau, como indicaba el título, era un `criminal´, que había que `castigarle´. Pero los folletos de propaganda no son fuente de crédito para los periodistas. Mucho menos cuando ese folleto estaba editado por unos servicios que cuarenta y ocho horas antes habían negado que la instrucción del caso Grimau estuviera cerrada“. El juicio empezó a las nueve de la mañana del 18 de abril de 1963 y a las dos y media de la tarde, ya había terminado: Julián Grimau había sido condenado a muerte.

Esa misma tarde, la sentencia fue ratificada y fue ratificada y a la mañana siguiente se reunieron los 19 hombres sin piedad que, capitaneados por su Caudillo, se hacían pasar por el Gobierno de España, entre ellos, don Manuel Fraga, hoy presidente honorario del Partido Popular. Todos y cada uno de ellos votaron a favor de la ejecución de la sentencia. Una vez más, don Manuel Fraga, sin duda orgulloso de su papel, compareció ante los medios de comunicación: “Dados los crímenes cometidos por Grimau, no hay que esperar que el derecho de gracia se ejerza en su favor“.

Todavía esa misma noche tuvo don Manuel ocasión de poner en práctica su sadismo y su criminal sangre fría, cuando el ex ministro Joaquín Ruiz Jiménez y el abogado Manuel Jiménez de Parga se presentaron en una recepción que se estaba celebrando en la Embajada de Colombia, para intentar una última y desesperada gestión a favor del reo: “No hay que preocuparse, no lo van a fusilar“, les dijo. En ese mismo momento, Julián Grimau estaba en capilla y su asesinato se produciría unas cinco horas y media después, como don Manuel muy bien sabía, porque lo había ordenado aquella mañana en el Consejo de Ministros.

La ejecución

La Guardia Civil, que era quien tenía que haber llevado a cabo la ejecución, se negó a participar en el asesinato que estaba a punto de cometerse. La Capitanía General de Madrid, que era la segunda instancia, se negó a nombrar un pelotón de fusilamiento, así que finalmente, la sentencia fue ejecutada por 12 soldados de reemplazo asustados -e inocentes, éstos sí- que descerrajaron 27 tiros en el cuerpo torturado de Grimau. El teniente al mando tuvo que rematarlo con tres tiros de gracia, y con ello inició un periplo de psiquiatra en psiquiatra porque nunca pudo superar lo que le habían obligado a hacer.

¿A ustedes les parece justo que Julián Grimau esté muerto y don Manuel Fraga, que mandó matarle, viva aún? A mí, y a muchos como yo, no.

Pero no deseamos que se muera.

23 Responses to "Fraga, ese hombre"
  1. Y que este país no haya un Capote para escribir el equivalente de A sangre fría…

    Bueno, en Galicia también cumplió sus objetivos: detener al nacionalismo veinte años y que el gallego sea declarada ya una lengua en vías de desaparición a la vez que se dice que se la ampara y protege, del mismo modo que citaba a Castelao y ningún rayo lo fulminaba desde el cielo porque nadie se quería acordar que él mismo había contribuido a censurar sus obras “en aquellos viejos buenos tiempos”.

  2. javierM dice:

    Yo tampoco. Aunque sufrir remordimientos no le veo, la verdad. Y espero que su entierro futuro (la kriptonita de palomares se acabará algún día, digo yo) no se convierta en un “entierro de estado”.

    Aunque para ser sincero, confieso que algunas veces estoy tentado a hacer excepciones a la regla.

    Y el que esté libre de excepciones que tire la primera piedra.

  3. Abate Faria dice:

    No, don Ricardo, yo tampoco deseo la muerte de un asesino pero, como muy bien ha dicho usted “si muere, bien muerto está”

  4. Independiente dice:

    Aqui tamben a contracorriente.

    Yo deseo que fraga viva siete vidas más, y todas en la carcel, que es donde debería de estar desde 1979, si no llega ha ser por esta putamierda de estadodederecho.

    Saludotes.

  5. tomismo dice:

    Si yo fuera Fraga le habria puesto una querella criminal al espécimen que firma ese blog…, porque hay base jurídica de sobra para ello.Y ya que hablamos de asesino, recordemos que “El ASesino de Paracuellos, alias Carillete, con 91 años, pronto palmará y se pudrirá en el infierno” pero supongo que el hombre ( Fraga) no es tan tonto como el gordito que hizo el mas espantoso de los ridiculos con la denucnia sobre Losantos.

  6. RGAlmazán dice:

    Don Ricardo éste no fue el único consejo de guerra en el que el matarife se corresponsabilizó de una sentencia de pena de muerte.
    No, no tenía que morir, tenía que ser juzgado, como otros de su calaña lo han sido en otros países, y que sufriera el soplido de la justicia en su cogote. El precio que se pagó en la transición, fue demasiado alto. Nunca se tendrían que haber tapado agujeros como éste.
    Quizá sea tarde pero al menos se podría paliar esta verguenza si se aprobara una ley de la memoria histórica como la que estaba prevista en un principio.

  7. Independiente dice:

    Agencias:
    “El Grupo Popular del Ayuntamiento de Salamanca rechazó ayer, con su mayoría absoluta, una moción presentada por el PSOE para anular la disposición aprobada por la corporación local el 13 de octubre de 1936 en la que se destituía a Miguel de Unamuno como concejal del municipio salmantino.

    Los socialistas pidieron anular dicha resolución, aprobada un días después del histórico enfrentamiento entre Unamuno y Millán Astray en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca en el que el escritor afirmó: “venceréis pero no convenceréis”.

    El portavoz municipal del PSOE, Fernando Pablos, dijo que la moción socialista es “un acto de justicia” para rehabilitarle como concejal del Ayuntamiento salmantino.

    El PSOE también pedía que se homenajeará en un plazo de tres meses al resto de concejales de Salamanca represaliados y asesinados durante los primeros años de la Guerra Civil.

    Sin embargo, el PP rechazó dicha moción alegando que “tras el aparente buen propósito de la moción se esconden intereses ocultos, una estrategia del PSOE de ruptura del consenso nacional y de división de los españoles con la aprobación del Estatuto de Cataluña, el ataque a la religión mayoritaria, la rendición ante ETA y la supuesta memoria histórica”, según su portavoz, Fernando Rodríguez.

    En respuesta a la moción socialista, el PP presentó y aprobó con el apoyo del PSOE, una declaración institucional en favor del “mantenimiento del espíritu de concordia y reconciliación de la Constitución de 1978” y en la que pide “no revivir rencores”.

    Además, pero ya con el voto en contra del PSOE, el PP aprobó otra moción en la que exige al Gobierno que no devuelva documentos del Archivo de la Guerra Civil a otras instituciones y en la que se hace una mención expresa al País Vasco.”

    Estadodederecho y transiciónmodelica en estado puro.

    Saludotes.

  8. PP nunca mais dice:

    Fraga es un icono.

    Es el icono que muestra que el PP es el partido heredero de los postulados del franquismmo.

    Mientras ese icono esté ligado visiblemente al PP, todos los ciudadanos sabremos qué se esconde detrás de las filas de sus seguidores: el totalitarismo más abyecto.

    Que viva muchos años!

    Cuando Fraga muera, y no le deseamos que nadie lo mate, puede ser que en muchos rincones se brinde con la copa levantada.

    Serán sus propios seguidores que están en lista de espera esperando que fallezca para

    Aznar, Rajoy, Acebes, Zaplana, Aguirre, Losantos, Ramírez.

    Que vivan muchos años… Como Ariel Sharon.

    Mientras vivan, sabremos perfectamente la calaña que conforma estos siniestros personajes, y la catadura moral de quienes los secundan.

    Salud!

  9. Jorge F. dice:

    Pese a lo aparente, yo creo que quizá Aznar es peor que Fraga, incluso en el tema de la responsabilidad en derramamiento de sangre. E intelectualmente no hay discusión posible.

  10. OTRA VEZ, NO dice:

    Fraga fué un hombre de Franco y del Régimen, personaje muy relevante y destacado. Algunas ejecuciones de entonces se deben a sucios trabajos encargados por el ex ministro en la dictadura, o sea que fué un criminal “adjunto”.
    Pero también fué un pilar en el desarrollo y redacción de la Constitución y aunque maximalista, no cabe duda de que no se puede negar su inteligencia y sus altísimas dotes para la oratoria.
    Fué un buen embajador en Londres y un aceptable ministro de exteriores.
    Si ha presidido la Comunidad Autónoma de Galicia tantos años, debemos concluir que lo ha sido democráticamente. Los gallegos lo votaron y hay que aceptarlo, guste o no.
    Fué una especie de mezcla entre D’Israeli y Maquiavelo, supo nadar a favor de la corriente y estar siempre bajo el sol que más calentaba.
    Como dice el firmante Jorge F., la figura de Fraga está muy por encima de la de José-María Aznar López, tanto a nivel intelectual como político, dados los tiempos que le tocaron vivir.
    Si se decantó por el lado oscuro políticamente hablando, él que es muy creyente supongo que tendrá miedo de la Ley de Dios y del juicio Final.
    Que su muerte llegue cuando le tenga que llegar, pero que tenga tiempo de hacer balance y arrepentirse. Que tenga mucho tiempo. Ustedes ya me entienden.

  11. Curro dice:

    Ya está bien de marear la perdiz planteando la participación de Fraga en el Régimen franquista como un “mal menor” casi necesario para luego acoplar la democracia en este país. Ya está bien de intentar hacer compensar su pasado franquista con su historial de “pilar fundamental de la Democracia”. Si Fraga se puso el traje de padre constitucional y de “pacificador de la crispación de la derecha posfranquista” fue por puro y simple oportunismo, y para imponer una cortina de humo sobre sus días de censor, propagandista y copartícipe en crímenes políticos desde los Gobiernos de Franco.

    Que luego fuese un político que accedió a cargos públicos elegidos democráticamente no invalida todo lo anterior. Jesús Gil fue alcalde de Marbella tras pasar por la cárcel por un “asuntillo” en Los Ángeles de San Rafael. Y este es un ejemplo tonto como los hay mil más… ¿O es que ser un cargo público democrático “neutraliza” todo lo malo que se haya cometido antes? ¿Qué clase de argumento es ése?

    Fraga debería ser juzgado. No se trata de revanchismo ni de rencor, sino de simple y llana justicia. Y dejen de hablar de Paracuellos, que es un tema sobre el que hay mucho que decir y sobre el que estaría muy bien debatir, pero ahora estamos hablando de Manuel Fraga Iribarne, aquel que ya muerto Franco como Ministro de Gobernación dijo -tras ordenar reprimir brutal y sanguinariamente mente una huelga- “la calle es mía”.

  12. XABIER ATAURI dice:

    Más sobre don Manuel (al que tampoco deseo que muera):
    En 2006 se han cumplido 30 años de los asesinatos de Vitoria. Marzo de 1976. Una asamblea de trabajadores se encierra en una iglesia a debatir una huelga. La policía armada, que dirigía Fraga como ministro de la Gobernación, se desplegó frente a las puertas de la iglesia. Lanzó botes de humo al interior y baleó a los trabajadores que salían de la iglesia a la carrera. Fueron asesinados 5. Hubo una cincuentena de heridos. Nadie fue juzgado por aquello. Nadie entró en la cárcel por aquello. Fraga es hoy presidente honorario del PP.
    Mayo de 1976. Los servicios secretos del Estado, con abundantes franquistas en sus filas, y bajo la dirección de Fraga Iribarne, organizan una operación para provocar una masacre que provoque una regresión en el país, y de paso, eliminar a la rama mayoritaria del Partido Carlista, que se define como socialista. Organizan Montejurra 76. Buscan a un tonto útil, Síxto de Borbón, un imbécil integral, por cierto, hermano del líder del partido, Carlos Hugo, y reclutan a criminales argentinos, franceses e italianos vinculados a la extrema derecha: Triple A, Ordine Nuovo, etc, así como a incontrolados españoles, muchos de ellos militares y ex militares.
    El gobernador civil de Navarra, a las órdenes de Fraga, reserva habitaciones en hoteles de la zona de Estella para los criminales, que entran en el país por las fronteras sin ningún impedimento. Reciben material militar español en mano, consignas, inscripciones y brazaletes para reconocerse entre ellos.
    Fraga, que conoce la operación, sólo teme un conflicto internacional si afecta a la esposa de Carlos Hugo, doña Irene, hermana pequeña de la actual reina de Holanda. Así que avisa a la embajada de “que no puede garantizar su seguridad”. La embajada le pregunta que cómo asegura no poder garantizar algo que sabe que va a pasar, siendo máximo responsable de las fuerzas de orden del país.
    Los ultraderechistas asesinan a balazos a dos personas, el militante carlista santanderino Aniano Jiménez Santos, y el joven estellés de 18 años Ricardo García Pellejero.
    El asesino de Aniano, militar en retiro, un miserable que ya está en el infierno y al que se conocerá como “el hombre de la gabardina”, regresa tranquilamente a su domicilio en Málaga, donde hace vida normal hasta que meses después es detenido (por la presión internacional) y pasa unos meses en la cárcel hasta que se acoje a la ley de amnistía decretada antes de las elecciones generales, por lo que ni siquiera llega a ser juzgado. El asesino de Ricardo, parece claro que un ultra italiano del grupo que ocupó la cima del monte, sale del país por la aduana sin que nadie lo detenga, a pesar de que la policía de aduanas está a las órdenes de Fraga.
    Fraga dice ese mismo día que “asume toda la responsabilidad”
    Fraga repetirá en los 30 años siguientes que no tuvo nada que ver y que lo de Montejurra pasó estando él en viaje oficial a Venezuela. Primero demuestra ser un cobarde por no asumir la responsabilidad, luego un cretino y, finalmente, un imbécil, pues como jurista debería saber que un viaje al extranjero no exonera a un cargo público ni del mando ni de la responsabilidad de lo que suceda en los asuntos de su incumbencia.
    Pues ese señor es Fraga. Y no ha sido juzgado ni por un tribunal español, ni por un tribunal penal internacional por sus crímenes.
    Y se morirá con el tratamiento de Ilustrísimo.
    Y espero que tarde en morirse, porque eso no se lo deseo a nadie. Pero tampoco que perdamos la memoria.
    Y, para terminar, por cierto, a ver si la detención el pasado miércoles en Torrent (Valencia) donde vivía tranquilamente desde hace diez años, del ex policía argentino Rodolfo Eduardo Almirón, uno de los criminales que participó en Montejurra, sirva para aclarar algo más la participación de tantos “prohombres”, como Fraga, Oriol y otros, en aquellos asesinatos. Esperemos que sea interrogado antes de ser extraditado a Argentina para ser juzgado por doble homicidio durante la dictadura de aquel país sudamericano.
    Pues eso.

  13. Independiente dice:

    Intenciones buenas Sr. Atauri…..

    Pero el estadodederecho lo impedira.

    Saludotes.

  14. OTRA VEZ, NO dice:

    Sr. Curro,
    Estoy completamente de acuerdo con su respuesta a mi escrito y la comparto totalmente. Quizás no me he expresado suficientemente claro y la prueba es evidente, cosa que lamento.
    Simplemente quería decir que Fraga fué un esbirro del Movimiento, pero que gracias a su inteligencia, después supo virar “ad convenientiam” al sol que más calentaba.
    De ahí que su texto ampare y agrande el mío y le dé mayor énfasis. Se lo agradezco sinceramente.

  15. OTRA VEZ, NO dice:

    Sr. Atauri,
    Perdón por haberme olvidado de usted, con quien también estoy de acuerdo y comparto su documentada exposición.
    Atentamente,

  16. circulo escéptico dice:

    He leído la soflama panfletaria de Don Tancredo Villanova, el sobrino del ilustre psiquiatra Royo-Villanueva respecto al fusilamiento de Julián Grimau. Concedo que me ha sorprendido saber algunos detalles que desconocía, lo que ya no tengo tan claro es la autenticidad de las fuentes, pero ante la duda, prudencia .No tengo nada a favor de Fraga, salvo que en Galicia se comína los mocos hace 30 años y ahora viven con una renta bastante alta,pero eso no justifica absolutamente nada.Interesaría abrir un debate sobre si Carillete fué o no resposable de las sacas y fusilamientos de Paracuellos del Jarama, por cierto 6000, frente a uno. Ya, ya se que esto no excusa a Fraga ni anadie, pero insisto, vamos a sacra la basura cuantitativamente también.

  17. Elipse paraplejica dice:

    Para autenticas las fuentes de paracuellos….

  18. objetivo dice:

    Calvo Serer no tenía buena opinión de Fraga Iribarne

  19. Alvaro el millonario dice:

    fraga y frnaco acian muy bien x españa no como el hijo de puta del zatatero cara al sol como buen español

  20. Alvaro el millonario dice:

    fraga y frnaco acian muy bien x españa no como el hijo de puta del zatatero cara al sol como buen español

  21. Lamentablemente, ni el 1% de los súbditos cocoteros tienen conocimiento de estos hechos.
    Ánimo en la lucha contra la impostura.
    Salud y, en mi caso, acracia.
    .-= Última entrada del blog de El lobo estepario: Il Cavaliere =-.

  22. gallego dice:

    Maria Antonio Iglesias elogia a Manuel Fraga Iribarne

  23. Lucas dice:

    Mu bien Don Ricardo, veo que está envuelto en la bandera constitucional!!
    (a los 5 minutos)
    Joé! D. Ricardo, qué travestismo! ahora le veo con un abanico. Es Vd. un prestidigitador endiablado. Después de compartirle para confirmar que había hecho votos constitucionales, Vd. me falla y abandona la bandera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.