Todas estas personas, que han sobrepasado con creces la falta cometida por Leire, vertiendo su ira y su odio con la absoluta voluntad de ofender, asustar y difamar sobre ella, aún no han pedido disculpas, aún no han reconocido su error, aún no han pedido que se eliminen sus comentarios machistas y desproporcionados. Para orgullo de los que nos decimos de izquierdas, Leire si lo ha hecho, alto y claro, por dos veces y con una bella poesía.

Lee el artículo completo en Sinencambio Avanzamos

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →