Probablemente no haya que tomarlas enserio, y sea sólo cosa de un valiente patriota anónimo que necesita desahogarse un poco por los constantes ataques a nuestra patria procedentes de la blogosfera progresista. Pero lo cierto es que da un poco de… -¿cómo diría yo?- yuyu. Carlos Serrano edita un magnífico blog en el que vierte diariamente sus ideas y reflexiones. Semejante afrenta a España le ha costado un par de amenazas de muerte que pueden ustedes encontrar, firmadas por un valiente Comandante, que -como si quisiera subrayar su propia peligrosidad, enlaza su firma anónima con el blog de Ynestrillas- aquí y aquí. En mi opinión, don Carlos debería poner una denuncia. Es relativamente sencillo localizar al autor de las amenazas y recibiría su merecido. Pero lo que yo me pregunto es lo siguiente: ¿si en Libertad Digital y en la Red Liberal se pusieron hechos unos basiliscos porque alguien deseó inocentemene la muerte de la momia -por motivos naturales y sin intervención ajena en ello- saldrán en esta ocasión -en que no se trata de poéticos deseos, sino de amenazas claras- a la palestra a defender al blogger amenazado, o quizás las amenazas no son más que expresiones de las libertades individuales?

Venga... meta ruido por ahí