Como el agudo lector puede haber intuido ya, uno de los mejores exponentes de la espiral de la miseria es don Federico Jiménez Losantos. Desde el minarete de la COPE, este almuacín con la voz de Ned Flanders, intenta limpiar su pasado rojo y masón con misiles verbales a medio camino entre el vómito compulsivo y un bando de Mussolinni. Si siguen este hilo de Ariadna, verán las heces que emite desde la emisora de los obispos contra los catalanes, los árabes, los vascos, los intelectuales, los homosexuales y sobre todo los rojos. Ése es el precio que debe pagar por su traviesa juventud, cuando militó en el PSUC, en Bandera Roja o en el Partido Socialista de Aragón: negar cien veces cual San Pedro la propuesta de la izquierda. Por la mañana, ante la mirada atenta del Club de Adoradoras de San Escrivá de Balaguer, Fedegico abjura una y otra vez de la religión roja con la fe del converso.

Lean el artículo completo en De Bat a Bat. Los comentarios, allí.