No voy a entrar en su enfermiza inquina hacia Pilar Manjón. Simplemente diré que yo no deseo que a Jiménez le asesinen a un hijo en un atentado terrorista, como le ha ocurrido a Manjón. Pero está claro que estas declaraciones del bandolero provocan asco a cualquier persona decente. Y a ello se añade el hecho enormemente grave de que las realiza en la radio de la Iglesia Católica. Así que hay que reaccionar.

Leer el artículo completo en Periodismo Incendiario. Y atentos a la propuesta que hace don Manuel. Los comentarios, por supuesto, allí.

Tagged with →