Y encuentro la respuesta en los párrafos siguientes en los que salva de la quema a un blog editado por Matías Vallés , y aquí se me aclara la mente. Maruja no tiene un problema con la calidad de los escritos, ni los niveles de inteligencia, ni con los egos aireados en la red, tiene un problema con los aficionados que gracias a internet, tenemos la misma autoridad para vertir opiniones que ella misma, aunque no cobremos un sueldo por ello, ni encontrásemos medio escrito que nos publicara.

Si lo ha dicho Tania así de bien, ¿para qué voy a ponerme yo a decir tonterías?, vamos, que digo yo.

Tagged with →