Tenemos una obligación irrenunciable, nos va la vida y el país en ello, de crear un cordón sanitario, para evitar que esta derecha más que ultramontana, cerril, troglodita, casi gótica, se adueñe del pensamiento y de la política españoles.

Federico Luppi, titiritero

De nuevo, gracias a Rosa.

Tagged with →