El periodismo no existe

Posted · 18 Comments

Ruedadeprensa

Una de las cosas más tontas que he hecho en mi vida ha sido estudiar Periodismo, ¿saben ustedes? En la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid he conocido a algunas de las personas más tontas con que me he topado en mi vida, aunque también tuve -lo quiero decir para salvarles de la quema- a tres grandes profesores: don José Carlos García Fajardo, doña Rosa Cal, y don Jesús González Bedoya, profesores de historia del pensamiento político, de historia de España y de ética, respectivamente. Ninguno de ellos enseñaba periodismo porque el periodismo no se enseña ni se aprende en la Universidad. Los que pretenden enseñar o aprender periodismo en las aulas están perdiendo el tiempo de manera olímpica.

Cuando yo perdía el tiempo de esa manera, es decir, cuando estudiaba periodismo, recuerdo que en la sala de la tuna de la facultad guardaban un ataúd de verdad, de esos que se usan para enterrar a los difuntos, que cuestan un ojo de la cara. Y lo sacaban muy serios a procesionar con él por la Avenida Complutense cada vez que se enteraban que en tal o cual periódico había un redactor o -peor aún- un jefe que no tenía la licenciatura en Ciencias de la Información Rama Periodismo. Y con gesto grave, recorrían la avenida arriba y abajo, rezando letanías por “la profesión”, que por lo visto, había sido vilmente asesinada por el “intrusismo” imperante. Eso lo hacían durante un buen rato, hasta que cosideraban llegado el momento de entrar de nuevo en la facultad a llevar a acabo las actividades académicas habituales, que se reducían, por lo general a fumar porros, con el gesto cansino del que está de vuelta de todo, en el bar más concurrido de la Ciudad Universitaria. Recuerdo que un día me topé con el ridículo entierro y me pidieron que firmara contra el intrusismo profesional. Por su puesto, me negué -ante la mirada espantada de quien me pedía la rúbrica- a firmar contra mí mismo: yo era intruso y llevaba años trabajando de periodista -siendo periodista- mucho tiempo antes de terminar la carrera.

Esto viene al hilo de la reveladora columna que hace una semana Maruja Torres escribía en El País sobre los blogs. Los blogs, a juicio de doña Maruja, no son otra cosa que ruinas de la inteligencia de sus autores, manifestaciones de egos hiperlativos que cualquier día -teme la columnista- chocan y provocan algún tipo de cataclismo virtual que doña Maruja no nos termina de explicar. Y salva de la quema de todos los blogs del mundo a uno que se limita a publicar en su blog las columnas que escribe habitualmente en un periódico de papel, de los de toda la vida.

A doña Maruja, en cambio, no le llaman la atención las verdaderas ruinas de la inteligencia que cada noche pueblan las tertulias radiofónicas, ni se ha fijado en el choque de egos que durante años se ha producido entre Iñaki Gabilondo, Luis del Olmo, Carlos Herrera y Federico Jiménez Losantos. Pero esto no le preocupa demasiado a doña Maruja, no. A doña Maruja -representante en esto del más rancio de los corporativismos periodísticos- lo que le preocupa es internet.

¿Por qué doña Maruja y el corporativismo periodístico andan preocupados por internet? En mi opinión es bastante sencillo: internet ha demostrado que en realidad el periodismo no existe, que la industria de la información, la industria periodística, nos había sumido a todos en una terrible fantasía: “nosotros somos empresas especializadas en dar un servicio a la gente, la información, y para ello, tenemos una técnicas, unas prácticas que nos convierten en los legítimos informadores del público. Nos valemos para ello de unos profesionales altamente cualificados, que son los periodistas, que son los que saben cómo hacernos llegar la información, que saben seleccionarla y valorarla y que lo hacen, lo hacemos, de manera neutral, objetiva, independiente“.

¡Qué falacia! ¡Qué terrible falacia de la que han sido cómplices, durante décadas, durante prácticamente un siglo, los periodistas, a cambio de las migajas que este sistema ha generado! Los periodistas se han creído la historia de la profesionalización del periodismo, no han visto, o no han querido ver que no son más que peones en el tablero de los intereses políticos. Y han defendido su campo de acción privado, el periodismo profesional, mediante comportamientos corporativos, como la exigencia para la práctica profesional de unos estudios que no tienen utilidad alguna, que por no tener no tienen ni contenidos propios salvo un par de vaguedades, e incluso de han apropiado de derechos que no les corresponden a ellos en exclusiva, como la libertad de expresión.

Internet ha desdibujado el papel de los periodistas, y éstos, o buena parte de ellos, en lugar de revisar cuál es su papel e intentar adaptarse a ello, se han puesto nerviosos. Internet ha puesto sobre la mesa que para ser emisor de mensajes y para tener capacidad de influencia no hacen falta ya inversiones millonarias, sino que basta con voluntad y trabajo. Por nada, o por muy poco, cualquiera puede tener su propio medio de comunicación, cualquiera se convierte en periodista, porque cualquiera es capaz de producir sus propias piezas informativas -con más o menos calidad- y de editarlas o difundirlas.

Internet ha puesto en evidencia que el periodismo, en realidad, no existe. En el siglo XIX , lo primeros periodistas eran políticos que editaban papelitos en los que contaban lo que les convenía contar, analizaban la realidad y difundían sus posiciones. Cualquier ciudadanos que tuviera medios, voluntad y tiempo para ello, podía editar su propio periódico. A principos del soglo XX, este tipo de ciudadano-periodista-político ha ido cediendo lugar a empresas que son las que editan los periódicos, que buscan beneficio económico, que intentan vender más periódicos y que van ocultando sus intereses políticos detrás de la máscara de la objetividad, la neutralidad, la independencia y la profesionalidad. Pero lo que ha ocurrido en realidad es que el interés por influir, por intervenir en el proceso político y social se ha ido trasladando del periodista -que acaba por convertirse en un simple tonillito de este sistema, un tornillito muy pagado de sí mismo, pero un tornillito a fin de cuentas- al editor, a la empresa informativa.

Los medios de comunicación tienen intereses políticos, económicos, comerciales, y forman parte de un sistema: no son independientes, ni neutrales, ni objetivos. Mucho menos profesionales. Cuando hay que ocultar algo, se oculta, cuando hay que contar una mentira, se cuenta, cuando hay que retorcer la realidad, se retuerce

18 Responses to "El periodismo no existe"
  1. merce dice:

    Totalmente de acuerdo, Ricardo, aunque también es cierto que hay muchos periodistas que están poniéndose al día y aclimatándose a las nuevas oportunidades. Lo cierto es que hay mucha gente que, sin tener la carrera de ciencias de información, escribe mejor que muchos periodistas, y que incluso hace menos faltas de ortografía. Eso es un hecho. Yo cuando leo algo, lo mínimo que pido es que esté bien redactado y no te duela la vista al leerlo. Y, al igual que ocurre con los periodistas, hay bloggers o periodistas ciudadanos que escriben mejor, y otros que lo hacen peor, es cuestión de saber escoger.

  2. Leon dice:

    En su momento yo mismo pensé en estudiar periodismo, pero me decidí por otras opciones. Hoy en día pienso que fue un acierto. Lo que comentas de la revolución que está suponiendo internet para ellos es bastante evidente. Hasta anteayer “lo que era importante” se decidía en 4 mesas (no necesariamente de periódicos, pero sí estos lo asumían de forma obediente) y a los demás nos quedaba tragar con esos enfoques y noticias. Hoy en día hay un entramado bastante heterogéneo y descontrolado de blogs y servicios online que es capaz de “batir el mercado” establecido. Y ante eso la prensa poderosa reacciona con mala leche y en algunos casos intentando infiltrarse en lo nuevo. No digo que los blogs de por sí, o youtube o lo que sea, sean revolucionarios, pero sí que proporcionan a millones de personas la oportunidad de decir “eh que esto yo lo veo así”. Para decir cosas importantes, divertidas, simples chorradas o incluso barbaridades. El descontrol de la web social a nivel general es positivo y hay que protegerlo.

  3. zanna dice:

    Lo de considerar estudiar Periodismo (más en la UCM) como una pérdida de tiempo, veo que no entiende de generaciones…

  4. Así, como debe ser. Purgandus Populum. Además yo, como ciudadano, lo que hago ahora es “desinformame”, o sea buscar yo mismo la información y prescindir de los medios que me la dan preprocesada. Ejemplos como la blogosfera o casos como el Manifestómetro que demuestran que no es tan complicado calcular los asistentes a una manifestación sin insultar a la inteligencia de los demás, es la prueba.

  5. xabier atauri dice:

    Totalmente de acuerdo, don Royo, y se lo dice un periodista de carrera con 18 años de ejercicio profesional. Añado a sus argumentos:
    -Internet ha quitado la capacidad de informar al capital, porque la historia de los medios de comunicación en el siglo XIX y XX ha sido la historia de la complejización empresarial de la capacidad de informar, lo que hacía que sólo con grandes capitales se podían crear instrumentos potentes de información.
    -Internet, los blogs, son prácticamente gratuitos y de ahí el miedo de muchos medios empresariales a ellos.
    -La situación hoy viene a ser la misma que en el siglo XVIII, cuando comienzan a extenderse los periódicos: cientos de medios distintos y unipersonales para promocionar carreras políticas o intereses económicos, relativamente baratos de hacer (la impresión era baratísima) y en medio de un panorama de analfabetización general (Madrid tenía 40 periódicos cuando el 90% de su población no sabía leer). Hoy el analfabetismo es digital. Y los blogs sirven a intereses tan personales (políticos o no) como entonces.
    -Sin la mediación del interés económico, los blogs por definición son más libres que los medios convencionales.
    -La propia condición de medios de información general va en contra de la prensa convencional: son simplistas y no ofrecen lo que quiere el lector, que sí lo puede encontrar en blogs de gente que comparta sus aficiones.
    -Y añado: en los últimos años, la descapitalización intelectual de los medios convencionales es brutal. Sólo invierten en comerciales, concursos y promociones para incrementar las ventas. Y cada día son peores.
    CONCLUSIÓN: Los medios van directamente al suicidio. Y nosotros lo veremos no tardando.
    Saludos

  6. Un compañero dice:

    Leo con frecuencia su página Don Ricardo, aunque no suelo hacer comentarios. Sin embargo, en esta ocasión no lo he podido evitar. Soy un colega suyo, licenciado en Periodismo por la UCM, como usted. He sufrido, y digo bien, he sufrido las clases del señor García Fajardo. Pero sólo es mi opinión.
    En cuanto a Rosa Cal, creo que es una buena profesora, exigente, pero no acaba de convencerme. Otra opinión muy subjetiva.
    Lo que me parece mal de su post de hoy es su desprecio por la profesión (o al menos es la impresión que me ha dado). Hubiera sido más acertado criticar las enseñanzas que se imparten en las facultades de CC. de la Información, donde estaremos de acuerdo en que la mediocridad suele ser notable. Los profesores adolecen de una creciente desidia y eso no ayuda ni estimula a los alumnos.
    Creo que para informar correctamente es necesario dotarse de unos conocimientos determinados, técnicos si quiere, que nos permitan llevar a cabo la profesión adecuadamente. No digamos ya cuando se trata de una especialización periodística (corresponsalías de guerra, economía, medicina, derecho, etc.)
    La señora Maruja Torres es un nefasto ejemplo de periodista, y su crítica a los blogs es buena prueba de ello. Tengo amigos bloggeros (algunos los conoce usted incluso), y me parece bien y necesaria su existencia, pues pueden aportar datos y perspectivas nuevas. Pero de cualquier forma, Don Ricardo, para informar como es debido es necesario tener la formación correspondiente (no me imagino a abogados, médicos o arquitectos que no hayan pasado antes por sus respectivas facultades).
    En cualquier caso, lo lamentable es la baja calidad de periodistas que ejercen hoy en día, y que precisamente provocan y dan pie a comentarios como el suyo de hoy. Un saludo.

  7. Independiente dice:

    Sí, pero….

    Entre los que han estudiado periodismo hay gran cantidad de “grandes periodistas”(Jo, con la redundancia)

    Hay grandes economistas entre los que han estudiado economicas.

    Hay grndes abogados entre los que han estudiado derecho.

    Y hay una cantidad de sinverguenzas en todos los lados…

    Saludotes.

  8. Inocente dice:

    Que quiere que le diga jefe?
    Mi impresion es que los periodistas de carrera deben ser expertos en Comunicacion, saber transmitir un mensaje a un publico de la forma mas eficiente y eficaz. Para ello tienen que conocer: fuentes, mensaje, medio, publico…

    Las profesiones son siempre cambiantes y sus conocimientos se solapan: un arquitecto sabe de estetica, de sociologia, de informatica, … Un sociologo de nuevas tecnologias, de comunicacion, de sistemas politicos, … Un politico (deberia) sabe de organizacion social, economia, relaciones internacioles. Asi un filosofo experto en logica es un excelente programador; un informatico puede dirigir empresas mejor que alguien que haya estudiado empresariales, un biologo puede ser un excelente astronauta, etc…

    No juzgue tan duramente la profesion de periodismo y a los que se autodenominan profesionales. Creo que el “mal” lo han expresado correctamente tanto usted como otro compañero suyo: Quien puede y quiere enviar mensajes a la sociedad? y Que ha cambiado para que ahora (casi) todo el mundo pueda hacerlo?

    Ahora todo el mundo puede comunicar, con herramientas muy basicas, tambien todo el mundo puede hacer un sistema operativo, o diseño grafico o ser director de cine: Costos bajos, mucha inquietud y miles de facilidades…

    Que hay mucha basura en los blogs? en las imagenes retocadas con photoshop? en los cortos de youtube? Pues claro, pero tambien hay excelencia, en blogs que no son de periodistas de carrera, en trabajos de fotografos anonimos, en videos de insolentes jovenzuelos.

    Y de eso se trata de separar la paja del grano…

  9. Simio dice:

    Hay tanta basura en los blogs como en la radio, la television o la prensa. Lo que pasa es que hay mas blogs que radios, televisiones y periodicos.

    Respecto a lo de ser periodista es como ser escritor o pintor o actor…Sirven las respectivas facultades (bellas artes, artes escenicas) sirven para algo. Aunque se puede ser un gran pintor sin tener el titulo. Miren a Goya y a Velazquez

  10. Nando dice:

    Estoy de acuerdo en que el Periodismo no se aprende tanto en la universidad, sino ejerciendo. Por eso lo del intrusismo laboral, porque cualquiera con un mínimo de dominio de la lengua puede ser periodista. Ahora bien, si te molestas en estudiar una carrera, no me parece justo que los licenciados nos quedemos sin puesto de trabajo. Sí, el mercado del Periodismo está saturado, pero también hay mucha gente que no es periodista licenciado y trabaja en prensa. También es verdad que pueden ser excelentes profesionales sin ser licenciados en la materia.
    Un saludo.

  11. Independiente dice:

    Je, je, Leguineche(Leginetxe, para un vecino del pueblo de al lado)Seguro que conoce a los de la Herriko taberna que han hecho la cuestación para pagarles “el fondo de reptiles” a los de “The Times” por el artículo sobre De Juana.

    Saludotes.

  12. Agustín dice:

    Excelente tu artículo. Yo que soy mayor, me da pena tanto periodista con título, joven o no tanto, con poco conocimiento de historia y cultura, pero eso sí, todos muy graciosillos y lameculos. Que haya muchos blogs no importa el tiempo y los lectores irán poniendo a cada uno a su sitio. Tú sigue, ¡Por favor!

  13. jib dice:

    Muy tonto lo de estudiar periodismo no creo que haya sido para usted, puesto que tras haber sido encarcelado e inhabilitado para cargos de representación política públicos le permitió el mantenerse en el ayuntamiento de rivas como jefe de prensa y comunicación.

  14. compra dice:

    Lo bueno de Internet es que el usuario decide quien es mas relevante. Y no los elementos de la jerarquía establecida del mercado tradicional.

  15. Anónimo dice:

    Siento discrepar de su opinión, pero, con todos mis respetos, me gustaría manifestar la humilde opinión de quien, por suerte o por desgracia, pasó durante cinco años por las aulas de la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM.

    En mi recuerdo, dos figuras de personas despreciables y maleducadas, como, a mi juicio, bien se podría descrbir a los señores José Carlos García Fajardo y Rosa Cal Roca. Con ellos descubrí qué hacer para machacar y mortificar a jóvenes llenos de ilusión.

    No se puede ser más intransigente y falto de respeto. Con la madurez que no tenía durante mi paso por la facultad, y con los debidos respetos, siendo náuseas al oír hablar de estas dos personas que son y serán, una mancha en una institución de tanto prestigio como la Universidad Complutense de Madrid.

  16. Daniel dice:

    Venga coño!!!

    Con su comentario en favor de “Don” Jesús Bedoya Gonzalez, echa por tierra cualquier ápice de credibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.