Las políticas urbanísticas están asociadas, en el imaginario popular, y como consecuencia de algunos casos sonadísimos de corrupción, al enriquecimiento ilícito y a la concentración -legal e ilegal- de la riqueza generada en pocas manos y privadas. La localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid es todo lo contrario. José Ramón Martínez Perea, Concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid explica en este artículo en su blog cómo el urbanismo, gestionado desde postulados progresistas, también puede ser un instrumento de reparto de la riqueza.

Los comentarios, allí, por favor.

Tagged with →