Me pide don Rafael, o don Gundemaro, que no tengo nada claro quién es quien me lo pide, que salga en su defensa por una terrible injusticia que se está cometiendo contra él en esa red de bitácoras que ha dado en llamarse Red AntiZP y que a mí, más que una red de bitácoras me parece una telaraña infecta. Pero bueno, pelillos a la mar, que no vamos a regañar por un asunto terminológico. Don Rafael, o Don Gundemaro, es el autor de la veterana y críptica bitácora Crisis Hoy, una bitácora que nos pone nerviosos a todos porque no sabemos muy bien cómo clasificar. Pues bien, don Rafael, o don Gundemaro, me escribe un amable mail en el que apelando a su condición de heterodoxo, y conocedor de la simpatía que me provocan los heterodoxos, me pide que salga en su defensa porque quieren expulsarle de la Red Anti-ZP por este artículo en el que le ajusta las cuentas a la rata esa que brama cada mañana desde la radio de los obispos subvencionados. Yo, que soy amigo de mis amigos y enemigo del lenguaje no sexista -básicamente porque me parece una tontería, cosa que sé a ciencia cierta que me convierte en un imperdonable machista- salgo en su defensa con mucho gusto, porque me lo pide con tanta amabilidad, pero le advierto que mi capacidad de influencia en la Red Anti-ZP es más bien escasa, tirando a nula. En fin, el liberalpinochetismo en acción. Y yo lo que digo: ¿qué hace usted ahí don Rafael, o don Gundemaro, a ver si se va a manchar de mierdra?

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →