GarbanzosMi querido amigo y lector compulsivo de estos cuadernos moscovitas don Pelotas ha decidido seguir mis pasos y usar en beneficio propio la literatura epistolar, a fin de lograr una merecida compensación por haber comprado un artículo defectuoso. Celebro que don Pelotas haya sacado provecho de mis enseñanzas y pongo a disposición de ustedes la carta -yo la hubiera escrito más graciosa, pero lo cierto es que don Pelotas tiene toda la gracia que puede tener un liberalpinochetista convencido como él- que el tío pijo ha enviado al comerciante si escrúpulos que le vilipendió como ciudadano y como consumidor. Aquí se la dejo a ustedes.

Estimado Don Andrés:

Le rogaría que trasladara a quien corresponda nuestro malestar por lo que consideramos un grave error de etiquetado, ya que en la información de su producto GARBANZO BLANCO EL HOSTAL 1 KG, aseguran que el porcentaje de proteinas es de tan solo 20 gr. Imaginamos que será sin contar los habitantes de las soluciones habitaciones sostenibles en las que se han convertido las legumbres contenidas, a pesar de sus exigentes controles de calidad.

El nombre y apellidos del bicho en sí lo desconozco, pero por si le sirve de referencia, son negros (con perdón), con patas y viven uno o dos por garbanzo. Es decir, los hay solteros y casados.

Lamentamos no poderles enviar sana y salva la población original al completo, porque nos los hemos comido en su mayoría en un delicioso – a pesar de todo- cocido. Ya finalizando el genocidio hemos descubierto que las graciosas pintitas de los garbanzos no eran tales y nos hemos apercibido demasiado tarde del error. En todo caso les enviaríamos gustosamente los supervivientes si así nos lo solicitaran.

Les paso la referencia del paquete para que tomen las medidas oportunas:
Código de barras 8410125851425.
Código. 24 07 07D Lote 50400
Producto comprado en Hipercor de Pozuelo de Alarcón; Madrid.

Enviamos copia al departamento de atención al cliente de El Corte Ingles y a la OCU, de la cual soy socio activo desde hace años (definitivamente hoy no es su día, Don Andrés)

Esperando de su amabilidad una pronta explicación a tan sorprendente suceso gastronómico y esperando que goce usted de la misma salud que mi familia (en el supuesto de que inteligentemente la suya haya optado por ingerir solo productos de la competencia) se despide atentamente, tal tal y tal.

Tagged with →