La sardana de la moderación Hoy mi señora me ha pedido que compre El Mundo. Yo, que desde que salí de la cárcel estoy completamente rehabilitado, soy poco amigo de estos acercamientos al hampa, pero soy menos amigo de enfrentarme a mi señora, así que lo he comprado, en un gesto cobarde que dice muy poco de mis convicciones políticas, de la serenidad de mi espíritu, de la templanza de mi ánimo, e incluso de mi propia dignidad humana. Lo que quiero decirles con este rodeo es que esta mañana, además de un pollo asado de La Villa de Narcea -tostadito y con mucha salsa, por favor-, dos raciones de arroz con leche, una de callos y otra cosa que ahora mismo no recuerdo, he comprado El Mundo. Ustedes me perdonarán la flaqueza.

Así me entero de que el PP afronta las elecciones como unas “primarias” para que “Rajoy presida España“, y de que el líder popular promete defender “una alternativa de centro basada en la prudencia y en la moderación“. Y la cosa parece que va en serio, porque como primer gesto conciliador, los principales líderes populares, incluidos Aguirre, Francisco Camps y el operador de sonido clandestino del PP, Pedro Sanz, se han hecho una foto bailando una sardana. La verdad es que la cosa me ha asustado un poco, porque como estos sigan con estas políticas de moderación tan arriesgadas nos ganan las elecciones. ¡Ay, madre!

Pero hay más. Resulta, me entero por El Otro Diario, que el PP de Madrid, es decir, Aguirre, ha firmado un acuerdo con el PADE -sí, sí, la escisión aquella que tuvieron los del PP por la extrema derecha, que capitaneó Juan Ramón Calero- que permitirá que entren diputados ultras la próxima legislatura en la Asamblea de Madrid, ya que los del PADE apoyarán a cambio de situar a sus miembros en la lista electoral del PP en aras del objetivo común de evitar que gobierne la izquierda. Muy mal lo tienen que ver para que hayan decidido emprender este inusitado viaje hacia la moderación, oigan. Esto parece que va viento en popa.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →