Don Mariano no cree en las cuotas. Lo pone aqui. La verdad es que yo tampoco creía mucho. Sin embargo, el otro día un amigo (un poco vago, por cierto, que tiene su blog abandonado) me hizo reflexionar sobre esta falta de fe con un razonamiento sencillo. Si no hay cuotas obligatorias, los hombres idiotas copan la mayor parte de los puestos. En cambio, si se impone una cuota, los puestos se los reparten entre todos los idiotas, hombres y mujeres. Desde aquel día, creo un poco más.

Tagged with →