Iran, you are the nextUstedes se figuren que las aguas territoriales francesas, o las italianas, o las de Andorra mismamente, estuviesen plagadas de buques de guerra de unas potencias bárbaras y extremadamente agresivas contra nosotros y que todo el día anduviesen amenazándonos con represalias militares si no cambiábamos nuestra política energética o cualquier otra faceta de nuestra política interna. Un día, uno de esos barquitos, armado hasta el palo de la bandera, va y, como quien no quiere la cosa, se cuela en nuestras aguas territoriales. Digo yo que habrá que arrestar a los peligrosos y presuntos delincuentes internacionales que viajasen en la intrépida nao.

Pues eso es lo que ha ocurrido en Iran: dos peligrosos y violentos países tienen invadido el país fronterizo a Irán; han provocado varios cientos de miles de muertes en dicho país; han causado una guerra civil de incalculables consecuencias a medio y largo plazo; han secuestrado a los que consideran sus enemigos, encarcelándolos en oscuros campos de concentración caribeños y en cárceles locales que han convertido en acreditados centros de tortura; han violado y asesinado madres y hermanas de los combatientes enemigos y, ahora, se han adentrado en aguas territoriales iraníes. Digo yo que tiene Irán razones para estar asustado, para reaccionar con firmeza como razonablemente ha hecho, porque en los últimos meses, han arreciado las amenazas de Bush contra ellos.

Hombre, eso de obligar a los presuntos delincuentes detenidos a decir cosas a favor de sus captores ante la opinión pública internacional mediante la televisión, está mal, ciertamente. Pero el que esté libre de pecado que arroje la primera piedra. Al menos a estos -según se puede comprobar en las imágenes- no les han torturado salvajemente, como ocurre en Guantánamo y como ocurrió en Abu Graib. Ni les han linchado y en medio de insultos, como le ocurrió a Saddam Hussein. Y de ambas cosas se difundieron imágenes, violando la Convención de Ginebra. No hay imágenes, en cambio, ahí fueron mucho más respetuosos, de cómo decapitaron con una cuerda de horca al hermanastro de Saddam.

Nota para el becario de LD: Hace unos meses escribí que Israel no tiene derecho a existir, y dije que yo iba con Hezbolá en la guerra de agresión de este verano. Mantengo ambas cosas, y aquí le dejo el enlace para que no tenga usted que buscar precedentes a esta notita, so lelo.