Pues mira que bien. Yo por ahí andando ultrajado, marginado y masacrado lingüísticamente sin saberlo. Y tan feliz que iba yo preocupándome por el Euribor, por la crispación de la política, la especulación del suelo, por la futura recesión económica, por la gente que no se puede comprar un piso, por la temporalidad en el empleo, por los submileuristas o por cómo la gente que no puede valerse por sí misma pueda vivir mejor, creyendo que son problemas más reales y me olvidaba de ese ultraje a mi persona en mi interioridad más interior: mi idioma “materno” (que digo yo… también podría ser paterno, que mi señor padre habla el castellano cómo un verdadero poeta).

Lean el artículo completo en el blog de José Rodríguez, y este interesantísimo análisis del vergonzante reportaje de Telemadrid. Y discúlpenme por no haber tratado este asunto antes, pero estoy muy liado y tengo la checa un poco desatendida. No he querido utlizar ninguno de los salvavidas que propone José Antonio Donaire para salir del paso.

Sobre el fondo del asunto, a mí lo que me pide el cuerpo es hacer objeción fiscal y dejar de pagar el porcentaje de la corresopondiente a la Comunidad de Madrid en el IRPF y destinar una cantidad equivalente a financiar a la plataforma Salvemos Telemadrid. ¿Será delito esto que he dicho?. Pues hala, se lo regalo a los liberalpinochetistas, para que no se aburran.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →