Si yo quiero jugar a la oca, lo primero que tengo que hacer es aceptar las reglas del juego. Si no estoy de acuerdo con ellas, no puedo jugar, porque no puedo contar cuatro cuando me sale un dos ni repetir jugada si no caigo en una oca. Izquierda Unida no está de acuerdo con buena parte de la actual Ley electoral, ni con la división en circunscripciones, ni con un sistema injusto de reparto de escaños que corrige la proporcionalidad a favor de quienes tienen el voto más concentrado, pero la acata. Sería absurdo que nos presentásemos a las elecciones negándonos a que se nos aplicase la Ley D´Hont. Nos cagamos en ella, pero la acatamos. Pues con Batasuna ocurre lo mismo: no pueden presentarse a las elecciones si no acatan las normas básicas que las regulan. ¿Qué problema tiene Batasuna para hacer algo tan sencillo como proclamar la condena de la violencia y de su utilización como herramienta de consecución de objetivos políticos?

Tagged with →