Miren qué bueno. Esto es sentido del humor, literatura con garra, escritura amena, saber estar, cultura política y, sobre todo, concisión. Mucha concisión.

¡Salud y libre comercio, amiguitos!