La Iglesia española y sus obispos están contra los derechos de las personas, particularmente contra los derechos de los gays, las lesbianas, los transexuales y los bisexuales, así como contra la libertad de expresión, tal y como han demostrado al ordenar o permitir que la dirección de la COPE se haya negado a emitir una serie de cuñas publicitarias de Izquierda Unida sobre este tema. Los obispos subvencionados deberían recordar que la radio privada en España en realidad no existe, y que se trata exclusivamente de empresas privadas que explotan la concesión administrativa de un servicio público.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →