Que digo yo que qué tendrá que ver predicar con dar trigo. Una cosa es afanarse todos los partidos democráticos por mantener una sola voz contra el terrorismo y esforzarse en lograr un acuerdo que incluya a todos y no excluya más que a quienes son partidarios a usar la violencia contra sus adversarios políticos, y otra cosa es plegarse a las exigencias del PP con tal de no tenerle enfrente gritando, insultando y calumniando como ha hecho desde que comenzó la legislatura. El PSN (Partido Socialista de Navarra) se ha vendido definitivamente a la UPN en el Ayuntamiento de Pamplona. Para tener contento a don Mariano Rajoy (y a Zaplana, y a Aguirre, y a Acebes, que van todos en el mismo paquete) ha decidido no apoyar a Nafarroa Bai en el Ayuntamiento de Pamplona, para evitar que ANV determine la Alcaldía.

Hombre, hay un par de cositas que decir. La primera, que según el Tribunal Constitucional, ANV, en Pamplona, no es ETA, y por lo tanto, tiene tanto derecho como el PSN o Nafarroa Bai a jugar sus cartas políticas. La segunda cosa que se me ocurre es que a partir de ahora, el PSN se ha convertido en Pamplona en un partido satélite de ANV, ya que por el mismo motivo por el que se niega a apoyar a Nafarroa Bai, ahora tendrá que votar favorablemente y una detrás de otra a las propuestas de presupuestos municipales que plantee Yolanda Barcina, ya que lógicamente, ANV no las va a apoyar. Vaya papelón el de estos espabilaos que han decidido que para que ANV no determine la Alcaldía de Pamplona, sea ANV la determine ahora, y para toda la legislatura, su voto. Si yo fuera el jefe de ANV en Pamplona, me lo pasaría en grande durante la legislatura que está a punto de comenzar obligando a los sociatas a votar las cosas más peregrinas

Si el PSN busca cualquier excusa tan inteligente como la de Pamplona para que UPN se haga también de gratis con el gobierno de Navarra, tendré que asumir de una vez por todas que Zapatero es un calzonazos.

Tagged with →