La agrupación del Partido Comunista de Leganés ha hecho público un comunicado en el que exige “la toma de las medidas necesarias por los órganos pertinentes de Izquierda Unida para corregir la situación creada” tras la entrega de la Alcaldía de Leganés al Partido Popular como consecuencia del voto en blanco de Julio Castejón, Alarico Rubio y Raúl Calle, los tres concejales de IU, y solicitan al PCM que “adopte las medidas que le competan, (inclusive disciplinarias si proceden) con los tres concejales como afiliados del PCM“.

Los comunistas de Leganés manifiestan en el comunicado “nuestra más absoluta repulsa ante el comportamiento mantenido el pasado sábado 16 de junio en el pleno de constitución de nuestro Ayuntamiento por parte de los concejales de IU que han posibilitado votando en blanco, que el PP obtenga la alcaldía en un pueblo como Leganés, un pueblo de clase trabajadora con mayoría social de izquierda“.

El PCE de Leganés se desligan en su comunicado de la actitud de los tres concejales y hacen un llamamiento a todos los movimientos sociales a denunciarla, y recuerda que “los comunistas llevamos años manteniendo en Leganés una actitud muy crítica hacia las conductas mantenidas por IU en nuestra localidad“. A juicio de los comunistas de Leganés, “hemos soportado la falta de democracia interna, la expulsión de los miembros de nuestro comité local, las calumnias e insultos, pero aún así hemos intentado participar y defender una política de izquierdas coherente y honesta“.

Según el comunicado del PCE, “hemos criticado, sí, la política de privatizaciones llevada a cabo por el equipo de gobierno del que esta organización formaba parte, la represiva Ordenanza de Civismo y también la mala gestión urbanística que desarrollaba EMSULE“, y aseguran que “por esto, hemos sido a veces acusados de perjudicar a la izquierda, cuando lo único que hacíamos era defender que los que se decían de izquierdas hicieran de verdad una política que pudiera llevar ese nombre. Lo que nunca, jamás, hemos hecho, ha sido posibilitar que el PP gobernase en este pueblo. Nunca, jamás, hemos pedido el voto para otra organización distinta de IU“.

Los comunistas de Leganés creen que “no se sostiene, por más que se esfuercen en ello, la pretensión de que haya existido otro tipo de desencuentros que no sea el mero reparto de sillones, lo cual es un insulto a todas y todos los ciudadanos y una indecencia en la que jamás puede incurrir una izquierda digna de tal nombre” y consideran que “la explicación dada por Raúl Calle, portavoz de IU, de que el motivo de la discordia ha sido la concejalía de deportes” es “como mínimo, ridícula“.

A juicio de los comunistas de Leganés, había varias opciones el 16 de junio para los tres concejales de IU, que podían “haber respaldado al PSOE para que se hiciera con la alcaldía y seguir negociando un posible acuerdo de gobierno“, también podían haber “votado al candidato socialista para alcalde y pasar a la oposición, y ejercer una oposición consecuente de izquierdas, actitud que hubiese honrado a los concejales de IU y hubiese beneficiado a la ciudad por la multitud de decisiones progresistas que habría permitido arrancar“. Finalmente, podían, “haber tenido un poco más de humildad y haberse preguntado por qué demonios se ha desplomado electoralmente antes de gastar arrogancia y puerilidad al pedir delegaciones“.

Cualquier cosa, cualquier cosa menos regalar la alcaldía a la derecha“, concluyen los comunistas de Leganés.

Así mismo, el PCE de la localidad madrileña considera “patético” el hecho de que “ciertos dirigentes de IU de Madrid, presentes en el pleno y que siempre se han caracterizado por acordar gobiernos conjuntos con el PSOE sin que los respalde ningún creíble compromiso programático, se despachen ahora justificando el voto en blanco de IU el sábado con el argumento de que IU no es una fuerza subsidiaria de nadie“.

Tagged with →