Una cheslon un poco cursi, pero cheslón
Doña Tania recordó el otro día un curioso post de don Antonio en el que se nos planteaba qué nos gustaría ser de no ser, como es mi caso, un señor muy gordo -aunque elegante y resultón- sino alguna otra cosa, como un mes, un lugar o un número. Hoy respondo yo. Porque me da la gana, que yo soy asín, como los navarros, muy mío.

Si fuera un mes: septiembre
Si fuera un día de la semana: viernes
Si fuera un momento del día: las once y media de la noche, un poco pasadas.
Si fuera un planeta: el más gordo, que no me acuerdo cuál es
Si fuera un animal: un cocker, claro
Si fuera un mueble: una cheslón
Si fuera un líquido: mantequilla derretida.
Si fuera una fruta: un higo.
Si fuera un instrumento musical: violín
Si fuera una canción: alguna patriótica, como El Huerfanito, de don Antonio Machín (La tienen ustedes en Radio Moscú, arriba a la derecha).
Si fuera una comida: cocido completo, servido a la manera castellana, con encurtidos.
Si fuera una parte del cuerpo: qué duda cabe, las uñas.
Si fuera un objeto: el indirecto
Si fuera una asignatura: Educación para la ciudadanía, jejeje.
Si fuera un número: 345,7, aunque el 212,43 también me pone mucho.
Si fuera un coche: un Rolls Royce, lógicamente.
Si fuera un color: rosita pálido
Si fuera una ciudad: Valladolid
Si fuera un mar: El Cantábrico
Si fuera un idioma: ruso, como no podría ser de otra manera
Si fuera una flor: un crisantemo, que es una flor que alegra mucho los velorios.
Si fuera un verbo: desbarajustar
Si fuera una estación: la de Príncipe Pío.
Si fuera una prenda: el refajo
Si fuera un cuadro: uno muy mono que tengo aquí a mi derecha, pero no les puedo decir cómo se llama.
Si fuera un monumento: yo mismo
Si fuera un País: el Vaticano
Si fuera un lugar: la calle Rua Osura de Valladolid, en la que por algún motivo que se me escapa, huele siempre a palomitas recién hechas. Al menos así era hace veinte años.
Si fuera un deporte: oiga, sin insultar.
Si fuera un integrante de un grupo: el jefe.