En seis años que llevo trabajando en Rivas esto no me había pasado nunca. Todas mis posibilidades de volver a casa en coche han fallado. Ahora me voy a tener que ir en autobús, como si fuera un miembro de la clase obrera. Si llego a casa sano y salvo, ya les contaré cómo termina esto.

NOTA (15:39): He llegado bien, pueden ustedes estar tranquilos. Ahora voy a comer, pero esta tarde les hablo un poco sobre pinzas.

Venga... meta ruido por ahí