José María Ruiz Mateos, intentando realizar una agresiónUn clamor de preocupación agita a la opinión pública, y en los medios políticos y periodísticos no se habla de otra cosa que de las nuevas cesiones de Zapatero al mundo del hampa. Al parecer, el presidente del Gobierno, cuyo rumbo político es desconocido e impredecible incluso para sus más cercanos colaboradores, buena parte de los cuales confiesan en privado y en petit comité su profunda preocupación por el devenir de España durante la era Zapatero, ha decidido realizar nuevas cesiones al mundo del hampa. No contento con la infiltración vasco-islámica en los cuerpos de seguridad del estado, con las detenciones arbitrarias a miembros del partido de la oposición y con las concesiones al etarra de Juana Chaos, ahora, otro de los hampones más desalmados de los bajos fondos españoles ha abandonado la cárcel, de nuevo por motivos de salud, para cumplir su condena en régimen de tercer grado. La ciudadanía se pregunta: ¿Se habrá arrepentido Ruiz Mateos -autor de la famosa frase “te pego, leche“- de los males causados por su acción delictiva? En Moscú apostamos a que no.