Aquí tienen ustedes unas bellas imágenes en las que salimos mi aristocrático cocker spaniel Rigoletto y yo paseando con elegancia y marcialidad siniguales por la afamada ciudad de Rivas. Les dejo con ellas durante otro periodo de parsimonia estival, hasta Dios y don Paco Lobatón saben cuándo.

Tagged with →