Las ventajas del siglo

Posted · 31 Comments

La máquina de hacer pollos al´ast, uno de lo sinventos del siglo…Una cosa que siempre me ha hecho mucha gracia es que los antiguos -me refiero a los que vivieron durante el cambio del siglo XIX al XX- hablaban de “el siglo” cuando querían hacer referencia a su tiempo en la medida en que era portador de cambios que les llamaban la atención. Hoy les voy a hablar del siglo. Y lo voy a hacer atendiendo el llamado que me hace Romenauer. Hace tiempo que no suelo responder a los memes. Me cansan, me parecen absurdos, y al final terminamos todos inmersos en una especie de círculo vicioso del que no podemos salir porque según respondemos un meme, nos llega otro, o a veces el mismo, que vuelve por ruta alternativa. Así que, en atención a Romenauer, destacado líder del Frente Marxista Español, como todo el mundo sabe, responderé al que me ha lanzado, aunque no se lo lanzaré yo por mi parte a nadie, probablemente para librar a algunos destacados bloggers como don EP, don Victor, don Curro o don Berlin, don Luis o don Antonio (a ver si cuela) de tener que responderme, porque ellos, seguro que estarían entre mis elegidos.

Al grano, pues, y espero que ésto termine rápido: me piden que detalle siete maravillas del mundo moderno y yo, que no quiero ser demasiado ceremonioso y ponerme a hablar de la penicilina y el genoma, que tantas vidas han salvado, ni de cosas por el estilo que seguro que ya se les han ocurrido a otros más listos que yo, pues les voy a detallar siete de las maravillas subjetivas de mi mundo moderno. Cada cual interpreta los memes como le parece oportuno, y a mí se me ha venido a la real gana intepretar éste de la manera descrita. Así que me pongo a ello:

  1. La máquina de hacer pollos al´ast. Todo un hallazgo culinario, esta maquinita. ¡Qué pollos salen de ella! Y qué salsa la de los pollos, oigan, qué salsa. Yo tengo una cerca de casa y no pasan dos o tres semanas sin que me haga con uno de esos pollos doraditos y bien tostados -¡doble de salsa, por favor!- y lo engulla con gula y sin aplicar ninguna de las normas de educación que en la mesa son propias de las sociedades civilizadas como las nuestras.
  2. Google. Oigan, es que ya no se puede vivir sin Google. Ahí se encuentra de todo, hasta la autoestima. Pruebe a buscarse a sí mismo. Se sorprenderá de lo importante que es.
  3. Las bolsitas de caca de perro. Un importante invento que ha convertido los bordillos de las aceras en elementos urbanos absolutamente fuera de contexto y desprovistos de toda utilidad. Hace quince o veinte años las calles estaban siempre repletas de gente malhumorada que restregaba las suelas de sus zapatos contra el bordillo de la acera en un intento tan oloroso como inútil por librarse de la mierda de perro que acababan de aplastar alegremente. Eso ya no se ve porque los amos de los perros utilizamos ahora unas bolsitas que pone el Ayuntamiento a nuestra disposición de manera gratuita -con permiso de Ramoncín- para que retiremos las cacas de nuestros canes de la vía pública. El invento ha sido un éxito, y estas bolsas las usa ya todo el mundo, menos un señor calvo y muy maleducado que vive en la calle Vallehermoso y que nunca recoge las deposiciones de su antipático caniche blanco.
  4. Victoria, un imperio bajo el sol. Es un magnífico juego de estrategia que simula el siglo XIX. Si a usted le interesan la política y la historia, pruébelo. Yo tengo que limitarme en su uso, porque envicia mucho, y una partida puede durar varias semanas. No hay que matar a ningún marciano, ni disparar. Sólo ponerte al mando de uno de los estados que existían en 1836 y controlar todo tipo de variables políticas, económicas, sociales…
  5. Izquierda Unida. No me pueden negar ustedes que una formación política en la que hay más corrientes y sensibilidades que militantes es, sin duda, una de las maravillas del mundo moderno.
  6. El Brillante, esa magnífica cadena de bares madrileños -Atocha, Eloy Gonzalo son mis favoritos- en los que abundan los zarajos de Cuenca, los pinchos de bacalao y, sobre todo, los bocadillos de calamares. Babeo de pensar en ellos. Pero lo más sorprendente de estos bares son sus camareros, que se saben de memoria la carta. Va usted, pide un bocadillo de calamares y el camarero, solícito grita, mirando a la cocina: “¡Un veinteeeeee!” Y al poco, aparece el emparedado solicitado, y así con más de 40 bocadillos, entre los que se encuentra uno muy raro, pero muy rico: el de gambas con gabardina. Y por supuesto, panceta -muy tostadita, por favor-, bacon con o sin queso, salchichas del país con pimientos, y de frankfurt con nosequé…
  7. Y, finalmente, esta bitácora. No necesita explicación.
31 Responses to "Las ventajas del siglo"
  1. Hoy más que nunca, me apunto al 7. (No he llegado a Victoria. Me he quedado en Europa Universalis).

  2. Europa Universalis está también muy bien… ¡Pero dónde esté el siglo XIX, que es mi predilecto, que se quiten los demás, don Gracchus!

  3. Joaquín dice:

    Pa un zagal de la España rural del siglo XIX. ¿Qué coño es un meme?

  4. Independiente dice:

    Pues vara maravillas universales, menos el dos y el cuatro, son todoas maravillas locales, paletas, escluyentes y dignas de un nacioanalista como usted, poco leido, poco viajado y acomplejado como pocos.

    Saludotes.

  5. Claro, don Inde. No olvide usted que soy nacionalista, y como todos los nacionalistas, soy local, paleto, escluyente (sic), poco leido (sic), poco viajado y acomplejado. Además, el dos también es paleto, porque me refiero al google.es. Y en cuanto al cuatro, le diré que juego siempre con España, así que aunque la maravilla en sí no es paleta, sí lo es el uso que yo hago de ella.

    Quiero también recordarle que yo, al menos, soy un nacionalista que tiene la satisfacción de tener un estado con el que sojuzgar a otras naciones, cosa que usted, por más que quiera -que quiere, porque todos los nacionalistas somos expansivos y agresivos- no puede hacer, porque su nación es una birria de nación sin estado ni nada.

  6. Independiente dice:

    Vé, cada vez hace usted chistes mas graciosos, ironicos en grado sumo y nada prepotentes, osea….

    RRVM en estado puro.

    Es usted MARAVILLOSO, y sobre todo es usted lo maximo a lo que puede aspirar una persona:

    Ser NO NACIONALISTA.

    Saludotes.

    P.D. No hay peor nacionalista que el que no tiene NACION.

  7. Independiente dice:

    Je,je, je

  8. No sé usted, que tiene un conocimiento muy limitado de la bella lengua de Cervantes con la que los españoles sojuzgamos a su nación de hablar pétreo, pero yo me río sin comas, así, con una risa, viril y sonora, sin pausas, sin comas…

    Je je je

  9. DonManolo dice:

    D. Ricardo. ¿No cree usted que toca hablar de Birmania y de lo que esta pasando por aquellos lares?. Ademas puede venir al cuento de que las ventajas del siglo son tambien para los que viven en la prehistoria.
    Sabra que China y Rusia han vetado condenar las atrocidades que se estan cometiendo.

  10. Berlin Smith dice:

    Que conste que yo ya he hablado de chinos, rusos y birmanos: ya aparecerá en la ventana con muñeco azul que me pone el Sr. Royo. Sé que resulta frívolo, pero en el tono de esta bitácora el titular sabrá perdonar: qué bien se come en Birmania. Si echamos al gobierno militar, puede que el mundo se llene de restaurantes birmanos.

    Sobre la bula que me concede el Sr. Royo al meme, se lo agradezco, porque ya me llegó -usted lo dice muy bien – y decliné: uno no quiere ser un maleducado ni hacer de menos.

    Pero una nota: digamos que las número 2, la 6 y la 7. Aprocecho para decirle que hay un sitio mucho mejor para el bacalao y que no es Casa Labra que, en mi opinión, sólo vive de la reputación. Pero ya se lo enseñaré cuando seamos mayores y nos tomemos un vino juntos, que todo se andará y siempre que mi ácido úrico no lo impida.

    Yo resulto ser mucho más mundano y creo que la civilización moderna debe pleitesía a tres electrodomésticos: el termo para el agua caliente, la nevera y la lavadora. Esto es lo único que no se pueden quitar, ¿a que no?

  11. Jorge F. dice:

    ¿El termo para el agua caliente? Cuando yo era pequeño, en mayoría de las casas obreras y pequeñoburguesas no había más que un grifo de agua fría en la cocina. Allí nos lavábamos. Imagínense como debía ser el asunto a principios de siglo y en el campo

    En las casas de ustedes los burguesazos debía ser distinto, claro.

    Para mí, el gran invento fue el calentador de agua para usos higiénicos. (Realmente en mi vida hay un antes y un después del calentador totalmente distintos.)

    ¿O es que se inventó en el XIX? ¿Alguien lo sabe?

    ¿Y alguien sabe cuándo se inventó la ducha?

  12. Independiente dice:

    “hablar petreo” Se puede ser palurdo, pero como un castellano NO NACIONALISTA, ninguno.

    Un castellano palurdo y amargado se rie para intentar hacer daño, sea con “comas” o sin “comas”, nunca sabrá lo que es reirse por gusto.

    Saludotes.

  13. Por aquí hay quien ha tocado el tema Birmania e incluso hay quien ha escrito algo al respecto (pura bazofia, créanme). HAce tiempo que sigo lo que sucede en Birmania, a la que ya mencioné en cierto artículo sobre Venezuela que algunos conocerán. El caso es que ni los medios informativos ni chulescos e impresentables “opinadores” tienen una mínima idea de lo que sucede en Birmania y las implicaciones colaterales que allí se están jugando pero se lo pasan muy bien mientras se recrean en la gastronomía local, incapaces de entrar en el tuétano del asunto.

    Ayer mismo salió un excelente artículo en la World Socialist Web Site que, para variar (como corresponde a un buen medio alternativo) ofrece una visión distinta (y documentada) de lo que se esconde tras una noticia que curiosamente ha saltado a la palaestra ahora, tras un montón de años en los que una junta militar tiene a su pueblo bajo un verdadero yugo.

    Pulsen en mi nombre si saben leer inglés e infórmense un poco, especialmente dedicado a los listillos que por aquí pululan.

  14. rosamari dice:

    Me apunto a los bocadillos de calamares del Brillante, a las bolsitas para cacas de perro y a Izquierda Unida.

  15. Berlin Smith dice:

    Uy, Sr. Peiró: veo que lee muy bien en inglés, pero lo que es en castellano…

  16. Berlin Smith dice:

    ¿Burguesazo yo? Usted no ha visto la casa de mi abuela… de esas que sólo tenían un grifo de agua frías como en su cuento de horror. Y qué más dará termo que calentador… es la disponibilidad del agua caliente. ¿Pero era todo irónico no? De todas formas, es usted muy mayor, deduzco.

  17. crepiq dice:

    He estado muchas veces en la capital del reino y he de decirles que el bocata de calamares esta riquisimo,y el de salchicha con pimientos,de muerte.

  18. Sí, leo el castellano tan mal como lo escribo. Es duro, lo sé.

  19. Tranquilo don Lucién, que don Inde está peor que usted: no intuye ni el castellano, ni el inglés ni el ruso.

  20. Jorge F. dice:

    Nacido en 1952.

    Que disponer de agua caliente en la vivienda y de una habitación interior para lavabo y ducha fue maravilloso, no es ninguna ironía.

    Mi familia no dispuso de una vivienda con cuarto de baño interior (taza higiénica, lavabo y plato de ducha) y agua caliente hasta 1965.

    Hasta esa fecha me bañaba con cubos y un barrero, una semana de cintura para arriba y la otra de cintura para abajo. El agua medio tibia y en invierno cerca de la mesa del brasero, única calefacción de la vivienda.

    Otros chavales ni eso.

    No hay pseudoecologista ~~tipo colaborador pseudoprogre de El País~~ que me haga renunciar a mis baños de una hora en mi bañera con agua calentísina mientras leo Diagonal, Le Monde Diplomatique, Archipiélago o una novela. No tengo un chalet en Puigcerdà ni en Matadepera ni en ningún lado, no tengo un cochazo ni juego a golf, no tengo una tele de plasma ni ejerzo de turista cosmopolita: mi único lujo es ese.

    Sólo los domingos por la mañana y de vez en cuando, claro.

  21. Hace usted muy bien, don Jorge. Pero en lugar de esas cosas tan raras, lea usted el ABC. Es mucho más patriótico.

  22. Independiente dice:

    Yo no intuyo muchas cosas, como Lucien, o incluso más, pero no soy un palurdo castellano amargado como usted.

    Usted hagase esa autocritica tan “graciosa” que acostumbra, y siga dandole a la prepotencia, que los demás, con nuestro mal aprendido castellano le seguiremos tocando los “guevos”(o… es huevos?)

    Saludotes.

  23. siboney dice:

    Jaume Ripollet i Bohigas enjuicia a los gallegos
    21 de Septiembre de 2007 – 14:43:19 – Pío Moa
    Me lo hace llegar mi corresponsal de Reus:

    Admirado profesor Bofarull i Bofarull

    Aun sin haber tenido respuesta a mi carta, y después de los rebuznos del tal Eguaraz, me permito relatarle una nueva y dolorosa experiencia para que compruebe el atraso de muchos de estos bárbaros que se llaman antiespañoles y son más españoles que los españoleitors, con eso se lo digo todo. Este verano fui también a Galicia con dos amigos, también patriotas catalanes, a los que yo hacía de traductor, porque yo hablo y entiendo un poco, bueno, bastante, el castellano, qué remedio, me obligaron a estudiarlo, menos mal que eso ya va cambiando. Fuimos a una excursión por el río Sil que llaman Ribeira Sacra (¡sacra! ¿ve usted? En plan religioso y tal, a estas alturas). La carreterucha hasta allí era africana, qué africana, española, y nos preguntábamos los tres qué hace esta gente con la pasta que nos sacan a los catalanes y que dicen que es para mejorar a esas naciones atrasadas como Galicia. Ya te jode que encima de que nos roban los cuartos a través del Estado español, solo sepan hacer chapuzas… menuda panda de vagos e ineptos, estos gallegos. ¡Gallegos! Ya la palabra dice mucho. Ya nos íbamos calentando al comentar estas verdades, cuando dimos con un bache enorme, el coche medio se hundió y pegó un brinco, Oriol y Jordi se pegaron un hostión de cuidado con el techo y quedaron con tortícolis para todo el día, las ruedas de delante perdieron el paralelo, y así el coche iba por donde le daba la gana. Fue un milagro que no nos cayéramos por uno de aquellos barrancos. Conseguimos llegar al embarcadero, y algunos palurdos de estos se nos quedan mirando mientras maniobramos penosamente, y al ver los CAT de medio metro que llevábamos junto a la matrícula y en los dos lados del coche, va uno y comenta: “Ah, claro, es que son catalanes”, como diciendo qué otra cosa podían ser tales gilipollas, cuando llegábamos así por culpa de ellos de sus putas carreteras. Encima de lo que nos mangan, ¿eh?… Si mis compañeros no fueran medio lisiados por lo del bache, con la cabeza doblada sobre el hombro, creo que les habríamos enseñado lo que es la sangre almogávar y carolingia.

    Pero lo peor fue cuando subimos al barquichuelo con el que dan paseos por un tramo del Sil. El sitio no estaba mal, me recordaba un poco a los fiordos noruegos en los que tanto disfrutamos hablando catalán con los naturales, tan amables y civilizados, seguramente de estirpe carolingia también. Bueno, el paisaje no estaba mal, ya digo, pero la chusma de por allí… Total, que la tipa que iba explicando las cosas hablaba con voz muy dulce pero resultó una arpía de no te menees. Voy y le digo que nos hable en catalán, y la tía borde nos contesta en gallego. Yo la entendía bastante, porque el gallego, aunque le dicen idioma, yo creo que es un castellano mal hablado y nada más. Me mosqueó que la tía se pusiera en plan chulo, y le dije que en Grecia y en Noruega, y en muchos sitios más, los guías y tal nos hablaban normalmente en catalán, y no comprendía cómo dentro del Estado español, mucho más cerca, no se nos atendía igual en nuestro idioma, y que luego encima nos llaman separatistas, cuando son ellos los separadores, los que por la puta envidia no reconocen la pujanza internacional de nuestro idioma. Y la tía, que no nos hace puto caso, se da la vuelta y se mete en la parte cubierta del catamarán, así le llaman, creo, que si estuviéramos en Cataluña llevaría ya veinte años desguazado.

    Entonces nos subimos a la cubierta de arriba, que tenía unos bancos al aire libre, para olvidar los sinsabores y disfrutar un poco del paisaje, ya digo, lo único algo bueno, por no decir lo único soportable de todo aquello, aunque el pasaje era demasiado caro. En mala hora se nos ocurrió ir a esta maldita nación. Oriol y Jordi, por lo del cuello, tenían que hacer números para mirar arriba hacia aquellos picachos, se retorcían, gemían y sufrían lo indecible. Y en estas, que la tía burra, por la megafonía, interrumpe las explicaciones turísticas y suelta: “Atención, hay aquí tres golfos que no han pagado el pasaje, y para que no siente precedente y sirva de advertencia, voy a decir sus nombres”. Y suelta mi nombre y el de mis compañeros. Porque olvidé decirle que los billetes hay que reservarlos en el hotel, y en la reserva venían nuestros nombres. Hervíamos de indignación, ¿así tratan a los turistas por estos pagos? ¿A los que les damos de comer? Pero Jordi dijo: “Hagamos como que no hemos oído, no hay mayor desprecio que no hacer aprecio”. Y entonces va la arpía y grita por el altavoz: “Son esos tres que van sentados en el banco segundo de la izquierda, dos de ellos con el pescuezo torcido”. Y la gente mirándonos y cuchicheando. Uno me pareció que hablaba de tirarnos al agua. Aquello ya era demasiado, señor Bofarull, aquello ya no podía ser. Descendimos bajo cubierta, donde hablaba la maldita individua, y le dije:

    – Ha de saber usted, señora, que sí hemos pagado ya, que no debiéramos haberlo hecho, porque no se respeta nuestro derecho a recibir las explicaciones en catalán. Es la primera vez en mi vida que nos tratan de esta manera, voy a protestar a…

    – ¡Qué carallo van a haber pagado ustedes! ¡A ver si creen que soy tonta!

    – ¡Le digo que hemos pagado, y que vamos a presentar una protesta…!

    – ¡Pues si han pagado, vuelven a pagar, qué carallo! Primero me obligan a decir por megafonía lo que he dicho, que es algo muy violento, créanme, muy desagradable para mí, y encima vienen aquí a llamarme mentirosa y a amenazarme. ¡Carqueixo! ¡Carqueixo!

    Y que sale de no sé donde una especie de bestia parda con un cuchillo de monte al cinto, un cuchillo como un alfanje, vamos, y nos dice posando la mano en la empuñadura:

    – Qué pasa aquí, ¿quién está amenazando a mi perlita del Caribe? ¿Quién se atreve a llamarla mentirosa?

    Y la tía, que se echa a llorar diciendo:

    – Me han obligado a tener que decir que había tres golfos que no pagaban, con lo desagradable que es tener que decir esas cosas… Y no quieren pagar…

    ¿Usted cree que se puede razonar con semejantes bestias, señor Bofarull? ¡Esos ni se habían olido el talante carolingio, se lo puedo asegurar, estoy seguro que se lo dices y ni saben de qué les estás hablando! Estuve por darle una patada en los huevos al tío, pero Oriol, con la cabeza penosamente doblada, me advirtió al oído: “Tranquilo, Jaume, tranquilo, que nos pierdes. Que luego viene la Guardia Civil, y ¿a quién crees que va a darle la razón? ¿Nos va a dar la razón en cuanto sepa que somos catalanes? Ni de coña, nos empapelan a los tres y nos meten en chirona. Si hay que pagar otra vez, pagamos y ya está”. Me di cuenta de que era un aviso lleno de seny, señor Bofarull, aunque muy amargo, cada vez que pensaba en la borrachera que iban a coger aquella pareja de piratas con el sobresueldo que tuvimos que aflojarles, porque lo único que deben saber hacer bien por esta desdichada tierra es empinar el codo, bueno, es que me daban ganas de volver y hacerles un agujero en el barco, con ellos dentro atados y amordazados.

    En fin, señor Bofarull, así están las cosas por esas naciones que dicen que se solidarizan con nosotros. Creo que hay que montar una campaña de boicot turístico para que, al menos, no se beneficien de nuestros euros en estos países de salvajes. Y por supuesto, escribiré a la Generalitat para que tome cartas en el asunto, porque no puede permitirse que traten así a unos ciudadanos catalanes, y menos en un país de mierda como Galicia, de donde han venido tantos muertos de hambre a que les demos de comer en nuestra nación, y los cabrones así nos lo agradecen. Después de volver a casa, gastándonos una pasta en paralelar las ruedas y en linimentos y tal, todavía me hierve la sangre, cada vez que me acuerdo. Después de esto ya no me extraña nada de los Eguaraces y Carballeiras, los creo capaces de cualquier cosa, hasta de declararse españolísimos el día menos pensado.

  24. Simaley dice:

    Si nos repugna el caos desastroso en el que se encuentra el catolicismo romano -sobre todo tras el claudicante y nauseabundo Concilio Vaticano II (1962-65)-, si miramos el estado en el que se encuentra el budismo tibetano el panorama no es mucho mejor.
    Decimos esto con respecto a las sandeces y banalidades “políticamente correctas” que nos soltó su presunto gran representante el Dalai Lama paródico, en su última visita y conferencia en Barcelona ante un auditorio plagado de progres, separatistas, ecologistas afeminados y mujerzuelas con una visión hippy o “new age” del budismo… Claro, es la imagen deletérea que del budismo se tiene en este Occidente crepuscular y con un nivel de desacralización y de salvajismo que ni siquiera la plebe de África sería capaz de superar.
    El Dalai Lama de risa nos repitió el típico discurso del Sistema que, por otra parte, también nos repite hasta la saciedad como una cotorra la Gran Prostituta romana (el Papa)… que si democracia, que si derechos humanos, que si separación entre
    Estado y Religión -léase laicismo- cuando precisamente en toda sociedad auténticamente tradicional, el Estado así como cualquier acto de nuestra vida terrena -política, economía, deporte, arte, etc.- han de estar al servicio de la espiritualidad y de la religión (en su verdadera acepción de ésta, del latín re-ligare, es decir, unir lo divino con lo humano), que si pacifismo bovino y burgués (nada que ver con la “pax triunfalis” de la romanidad clásica), bla, bla, bla… Verdaderamente deleznable.
    Está claro que al Dalai Lama su contacto con la modernidad desde que se exilió del Tibet le han convertido en una auténtica piltrafa y en una negación absoluta de la visión del mundo del Príncipe Buda “El Despertado”. El presunto Dalai Lama de risa más que despertarse lo que ha hecho es dormirse sobre un montón de basura maloliente -la modernidad-.

    Pero lo que más nos removió el estómago fue la imagen del baboso de Carod-Rovira saludando con una efusividad y devoción casi perrunas al Dalai de marras. Suponemos que para sus adentros -nos referimos al separatista y a todos los que comulgan con su antiespañolismo-, identifican la invasión y represión que el pueblo tibetano sufre por parte del comunismo chino con la presunta situación en la que se encuentra Cataluña, supuestamente invadida y reprimida por los españoles. Y es que sus cerebros andrajosos no dan para mucho más.
    Claro que otro tanto podríamos decir de la ralea que se dice cristiana y luego apoya a ETA, a la creación de un risible y carcajeante “Estat Català”, a la homosexualidad, al aborto, etc. A toda esta inmensa masa de imbéciles y de degenerados de toda laya, prepotentes, ensoberbecidos y complacientes, en definitiva, con su propia inmundicia, les espera, al decir del Apocalipsis de San Juan, la Muerte y les espera el Hades, es decir, la “segunda muerte” (después de la física) de la que hablan todas las tradiciones auténticamente espirituales: el lago de fuego donde van a parar las almas en pena que en vida no han
    sabido despegarse en mayor o menor medida del mundo de lo ilusorio y de la mentira.
    La democracia y el humanitarismo no tienen cabida en el más allá, sólo la Autoridad, la Totalidad, el Orden y la Jerarquía, valores todos ellos que horrorizan a este Occidente diabólico e igualitario. Leamos pues los textos sagrados de todas las tradiciones (antes de parlotear y de opinar histéricamente hay que leer, ¡imbéciles!) buscando siempre su valor simbólico y esotérico y dejemos de lado las sandeces del Dalai Lama paródico, de la Gran Prostituta Vaticana o de cualquier politicastro de turno o gilipollas pseudo-espiritualista pues, todos ellos sin excepción, están al servicio de las Fuerzas del Caos y de la Desintegración diabólicas y su fin en este mundo es el de desviar y desequilibrar a las multitudes.

    En cuanto a los mamarrachos modernos que se las dan de “budistas” y que tienen de esa doctrina una visión telúrica y ginecocrática, les aconsejaríamos la lectura del gran libro de Evola “La doctrina del Despertar” donde nos expone cual era la naturaleza del budismo primigenio antes de plebeyizarse y, sobre todo, la personalidad completamente aristocrática y antidemocrática de Buda.
    Suponemos que más de un pacifista pseudo-budista se caería de culo cuando leyera las citas de Buda contra el “vil vulgo” al que comparaba con la basura. La imagen de un Buda o un Cristo “políticamente correctos” sólo caben en mentes enfermas o en seres verdaderamente malditos. Por otro lado, Cristo -y esto lo decimos para toda esa lacra de los “cristianos de base”,
    demócrata-cristianos, curitas progres y demás carroña- comparaba a la masa, a la plebe, con una piara de cerdos a los que no se les podía -no valía la pena, vamos- enseñar la auténtica doctrina.
    Éstos prefieren adorar a un falso Cristo humanitario e igualitario y no al Cristo viril y aristocrático que había venido para traer “fuego, guerra y espada”, que hablaba de la “violencia que hay en el reino de los cielos” o el que iba a dirigir a las naciones (Imperium sacro) con “cayado de hierro” (Apocalipsis de San Juan).

    Precisamente “el hierro” del que habla el cristianismo primigenio y solar hacía referencia, simbólicamente, al metal que representa la dureza, el temple y la inflexibilidad, cualidades todas ellas que buscaríamos en vano en el mundo moderno y en sus gentecillas putrefactas. Sólo hay dos Vias a seguir, la cosmovisión tradicional -mito verdaderamente movilizador para toda auténtica Revolución que se precie- o la Modernidad con todos sus anti-valores y pseudo-doctrinas, anti-mítica y progresista por esencia.

  25. crepiq dice:

    SIMALEY. Me da usted miedo. ¿ Nacio con tanto odio en el cuerpo ?.

  26. rios raffo dice:

    Si un día lo que propone usted es listar las maravillas/anti-maravillas, yo tengo una; una a la que odio especialmente…
    El MP3, o 4… ignoro por dónde van.
    Ya sé que es fantástico que en un cacharrito de medio palmo quepan las obras completas de Chenoa, pero antes de eso, en los autobuses y en el metro, si se daba el caso de compartir asiento con una señorita atractiva, apelando a Cyrano y ateniéndote a un porcentaje de fracaso del 99,9%, podías intentar, tras preguntarle por la próxima parada, derivar la conversación hacia Góngora, los hermanos Cohen, el Real Bétis o el tema que mejor domines y en el que más y mejor puedas llegar a epatar a una dama y por ende conseguir su aprecio, ya sabemos que ellas tienden a dejarse inseminar por aquellos a quienes admiran sin ponerles objeciones, al resto nos ponen muchísimas.

    Desde que existe el MP3 casi todas las señoritas, incluso las venerables ancianas, viajan aisladas bajo sus auriculares y entre las estrofas de Calamaro, al que suelen admirar, claro.

  27. curro de currante dice:

    Budista bueno, se manifiesta en rangun, budista malo comprende a los catalanes.

    Le entiendo señor, Jorge F, el menda para poder ver primero y utilizar después los maravillosos cacharros llamados calentadores tuvo que emigrar a catalunya hace mas de cuarenta años.

  28. Jorge F. dice:

    Exacto, mi familia emigró a Catalunya en 1962 y en 1965 por fin supe lo que era el paraiso en vida: ducha prolongada, calentador de agua eléctrico, estufa de butano…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.