Injuriemos al ReyEsto de la inmunidad de la Corona es una idiotez absurda que sólo sirve para que la derecha cavernicola salga con cara de ofendida a llamar a todo el mundo traidores un par de veces al mes. Ya es hora que nos organicemos bien y lancemos una campaña a gran escala de afrentas al Rey colectiva, para librarnos de una puñetera vez de estas chorradas. Juan Carlos I será campechano y todo lo que quieras, pero no es España. Es más, el tipo es un funcionario más; nos debería estar lamiendo las botas y dándonos las gracias cada día por el puto chollo que tiene que le paguemos su chabolita en Mallorca y otras chucherías.

Injuriemos, pues, al Rey, por el bien de la libertad de expresión, el sentido común y el combate eterno contra la estupidez cavernaria: “¡Juan Carlos es más tonto que una merluza a la plancha!”. Unios, amigos míos, en la cruzada injuriosa. Para que la fiscalía no se aburra.

Más en Materias grises, y en La realidad estupefaciente, y en Mitago.net, y en El típico listillo, y en Jon Pasaron, y en Y la cama sin hacer, y en Crónicas de la Vieja Crobuzón

ACTUALIZACIÓN: Se han producido ya las primeras represalias de la reacción monárquica contra mi persona

Tagged with →