Yo sé que a muchos y a muchas -algunos amigos míos en el mundo real y en el mundo virtual- no les va a gustar nada esto que voy a decir, pero es que hace tiempo que tengo ganas de decirlo. Soy antitaurino, y soy partidario de la prohibición de todos los festejos más o menos populares en los que se mata o tortura animales, y en especial, soy partidario de la prohibición de la fiesta de los toros. Como mal menor y en tanto se puede prohibir la fiesta de los toros, creo que las instituciones deberían dejar de financiarla con dinero público: ni una subvención, ni una ayuda, ni una transmisión televisiva pública de una sola corrida de toros. Y para justificar esto, que es una posición vital y no política, porque soy consciente, no hace falta que me lo recuerden, de que la afición está a derecha y a izquierda, no necesito hacer ningún razonamiento político ni antropológico. Soy partidario de la prohibición de la fiesta de los toros por el simple hecho de que en esa fiesta se cultiva, se fomenta y se practican la violencia gratuita e innecesaria, y especialmente la crueldad con los animales hasta límites insospechados. Y es suficiente para mí. Les dejo este desagradable vídeo porque me da la gana y porque ilustra muy bien la única razón por la que estoy en contra de la fiesta de los toros, aunque no lo integro en la página porque no quiero estar encontrándome lo hasta que esta notita salga de la portada.

Tagged with →