Que me ha salido un clon capitalista, oiganustedes. ¿Recuerdan a estre chico tan majo, y tan voluntarioso, que firma como Tumbadito y otras variaciones y que lleva varios días intentando publicar comentarios en esta prestigiosa bitácora, pero no lo consigue, porque yo soy de tijera fácil y se los censuro todos? Sí. sí, ése que trabaja de becario por cuatro duros mal pagaos para Menéame, y va por ahí, por las webs de los demás acosando a los críticos con la de sus jefes. Bueno, pues el chaval ha abierto un blog. Y lo ha titulado, en un alarde de imaginación, A Sueldo de Washington. Aquí lo tienen ustedes: parece que voy a ser el protagonista del asunto, y ya saben lo que a mí me mola eso, que tengo el ego siempre muy subido. Visiten al chico, para que puedan ustedes enterarse de que le estoy censurando sistemáticamente todos los comentarios que intenta poner aquí. No es que no quiera que se lea lo que dice. A mí, la verdad es que me la pela. Es sencillamente por el gusto de censurar al menos a un troll en mi vida. Aunque este menda el pobre no llega ni a troll, el hombre, que si se descuida, le denuncian los trolls verdaderos por competencia desleal. Ala, vayan y conozcan allí cómo censuro aquí y cómo abuso de la buena voluntad de los propietarios de Menéame en la página que inventó la web 2.0 (un meneito, por pavor y por cierto)y sin la que en las redacciones de los periódicos apenas se puede trabajar.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →