¿Son Ceuta y Melilla territorio español?

Sí, lo son.

¿Como Logroño y Cádiz, por ejemplo?

Sí, son como Logroño y Cádiz. Incluso como Ciudad Real y Orense.

Entonces, ¿cualquier ciudadano español puede visitar dichas ciudades cuando le parezca oportuno?

Sí, claro, cuando le parezca.

Ya. ¿Los Reyes también?

Sí, claro, los reyes también.

¿Aunque se enfade el sátrapa de Marruecos?

Claro, si no le gusta, pues ajo y agua. Estaría bueno.

¿Es usted un nacionalista español?

No. Soy un ciudadano demócrata preocupado porque un sátrapa como el de Marruecos piense seriamente que los ciudadanos libres de Ceuta y Melilla puedan llegar a convertirse algún día en sus súbditos?

¿Le preocupa algo más?

Sí, que dentro de un rato, en los comentarios voy a tener que estar defendiendo que España es una democracia y que Marruecos no lo es y que no estoy reclamando la españolidad de las dos ciudades -que por otra parte son españolas- sino la libertad de sus súbditos.

¿Y quién tiene la culpa de todo esto?

Pues José María Aznar, quién la va a tener. Durante sus dos legislaturas llevó las relaciones con Marruecos hasta los más altos grados de tensión conocidos en tiempos de paz, declaró una guerra absurda por unas piedrecillas en las que apenas vivían unas cabras, y ahora van Arístegui, que se vé que no tiene vergüenza, y monta el pollo porque el viaje de los Reyes provoca tensiones con Marruecos. En fin, un impresentable.

¿Algo que añadir?

Nada más. Sólo que leyendo sobre este tema en internet he conocido el blog de Fernando Olmeda. Y me ha gustado.

Muchas gracias, pues. Beso a usted la mano

Beso a usted los pies.

Tagged with →