Vivimos tiempos raros. La ultraderecha sin complejos y los fascistas disfrazados de liberales están intentando recuperar posiciones en la calle, en las instituciones, en las juventudes de algún partido político supuestamente democrático, en los medios de comunicación… Es una nueva práctica política que se ha dado en llamar liberalpinochetismo. Los ciudadanos decentes y demócratas sentimos la necesidad imperiosa de resistir a estos avances, y lo estamos haciendo. A algunos, ese gesto cívico de resistencia antifascista, ya les ha costado la vida. Otros, hemos optado por gestos menos comprometidos, menos valientes que el de resistirles físicamente, y estamos intentando utilizar las herramientas que el estado de derecho pone en nuestra mano para defender las libertades y el imperio de la Ley, y por eso hemos puesto ante los juzgados una denuncia contra uno de los ideólogos del liberalpinochetismo, Pío Moa, que ha cometido -a nuestro juicio- dos presuntos delitos: uno de injurias contra el Congreso de los Diputados y el Parlamento Europeo, y otro de injurias contra las víctimas del franquismo y los partidos que lucharon por la restauración de la democracia a los que ha acusado de “criminales“. Y parece que les hemos hecho bastante daño, porque han reaccionado como jabalíes heridos: con toda su furia. Esta mañana, Libertad Digital ha iniciado una caza de brujas: parece que van a hurgar en las interioridades de quienes firmamos y apoyamos la denuncia contra Pío Moa en busca de trapos sucios. Y los que han encontrado, cuando los han encontrado son trapos bien limpios: nos acusan de ser miembros del PCE y de IU. No todos lo somos. Algunos somos sólo militantes de IU, otros lo son de ambas formaciones y la mayoría no son de ninguna de ellas. Pero todos nosotros nos sentimos orgullosos de coincidir en ocasiones -y también discrepar otras veces, porque eso el la democracia por la que tanto lucharon los comunistas españoles a los que Moa llama criminales- con el PCE y con IU. Yo, la verdad, no entiendo por qué se ponen tan nerviosos. Si en realidad estamos llevando a cabo un gesto humanitario, y como bien señala Sergio, si Moa termina en prisión, podrá estudiar Historia.