El ruido de sables genera miedo, mientras que el ruido de hoces y martillos genera confusión y victimismo. O eso pretende. Parece que va calando (1, 2 y 3) la especie que algunos quieren hacer circular por ahí de que en IU se expulsa a los comunistas, y que eso es lo que les ha ocurrido a Monereo, Meyer y Alcaraz. Falso. Nada más falso que eso, y conviene atajar la mentira desde el principio.

Ayer, la Presidencia Federal de IU se reunió y decidió dos cosas de gran importancia y que vienen a resolver dos problemas enquistados en IU desde hace unos años en nuestra agitada formación. Por una parte, decidió hacer tábula rasa en la crisis de EUPV (la Federación Valenciana de Izquierda Unida) y convocar una consulta a la militancia valenciana para que elija a sus candidatos para las próximas elecciones generales. Nada más democrático que eso: que no hay acuerdo, o éste es imposible por lo atascado de las posiciones, pues se vota y asunto resuelto. Andan diciendo que no, porque a su entender, los “llamazaristas” valencianos -a los que también llaman “la famiglia“, haciendo referencia a no sé qué- se han ido de IU porque han fundado un partido, como si no hubiera otro partido en el seno de IU haciendo política de oposición interna y externa a la actual dirección. Cosas ambas legítimas, por cierto, pero legítimas para todos, no sólo para ellos. No termino de entender por qué quienes fueron máximos impulsores de la consulta en la que la afiliación ratificó a Gaspar Llamazares como candidato a la presidencia del Gobierno no quieren ni oír hablar de un proceso similar en EUPV. Será, quizás, que no les gustó la experiencia…

Y esto enlaza con la segunda de las decisiones que adoptó ayer la Presidencia Federal de IU que, al igual que la anterior no puede ser más democrática. La pluralidad es un principio fundamental de funcionamiento de IU. Gracias al pluralismo todas las corrientes y sensibilidades internas están representadas en los órganos de dirección, de forma que todas las posiciones puedan hacer oir su voz. El Consejo Político Federal y la Presidencia Federal son los máximos órganos de dirección, elegidos por las bases mediante un procedimiento plenamente democrático regulado por los estautos. El día a día de la organización lo lleva la Comisión Ejecutiva Federal, que, como su propio nombre indica, es un órgano ejecutivo, es decir, ejecuta las decisiones de la Presidencia del Consejo Político federales y debe estar compuesto por personas de confianza política del Coordinador general que es, por cierto, elegido por el Consejo Político. Por eso, no tiene mucho sentido que quienes consideran que el Coordinador General no tiene talla política ni moral suficiente para sentarse a la misma mesa que ellos, pues no se sienten en su mesa. La ejecutiva tiene que ser eso, ejecutiva, ágil, y no hay sitio en ella para quienes no apoyan las políticas que se realizan, como no hay sitio para Zaplana en el Gobierno de Zapatero, y no quiero hacer con ello ninguna comparación odiosa.

No se ha expulsado de IU a nadie, sencillamente se ha resuelto una anomalía de funcionamiento, y se ha hecho de manera extraordinariamente pulcra y democrática, ya que que, a diferencia de lo que pretenden hacer creer los que manejan las hoces y los martillos para generar ruido en lugar de para trabajar, Felipe Alcaráz se mantiene en la ejecutiva, aunque como vocal, sin responsabilidades concretas. Yo no lo habría mantenido…

Así que ya saben, antes de andar por ahí diciendo que se ha expulsado a nadie de IU, acudan a la fuente: lean enterita la resolución aprobada por la Presidencia federal.

Tagged with →